«Como profesional me preocupa el estigma social del cáncer de pulmón»

La oncóloga de Marín Rosario García campelo, que trabaja en el Chuac, es una de las ponentes del primer Congreso Gallego de Personas con Cáncer


pontevedra / la voz

Rosario García Campelo (Marín, 1972) es oncóloga especialista en cáncer de pulmón del Complexo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac). La doctora es una de las ponentes del primer Congreso Gallego de Personas con Cáncer. Pacientes y Familias, que organiza la AECC los días 26 y 27 de abril en el Palexco de A Coruña. La oncóloga alerta del incremento de este cáncer en mujeres.

-Este primer congreso nace muy orientado al paciente y a las familias. Usted va a participar en una mesa titulada Un paciente, un tratamiento. Aprendiendo con quienes nos cuidan. ¿Qué va a abordar?

-Siempre digo que un diagnóstico de cáncer es un tsunami en la vida de un paciente. En ese tsunami luego empieza un viaje y los profesiones somos una parte fundamental de ese viaje porque acompañamos a ese paciente en los distintos momentos evolutivos de la enfermedad que también implica a familias, a entorno social, amigos... Todos tenemos y podemos aportar a lo largo de ese camino. Básicamente mi enfoque en el congreso es el tsunami inicial y cómo se afronta. Qué hace el paciente y qué papel podemos aportar los demás porque todos podemos aportar.

-Como oncóloga especialista en cáncer de pulmón investiga sobre el impacto socioeconómico de esta enfermedad.

-Mi actividad investigadora y asistencial está centrada en cáncer de pulmón, pero una pata se centra mucho en el entorno y cuidado del paciente, el concepto de cuidado integral del paciente oncológico. Hemos llevado a cabo un par de estudios. Uno de ellos, a nivel gallego, es el estudio Círculos, donde se abordan las necesidades no cubiertas en pacientes mujeres con cáncer de pulmón y las necesidades del entorno. De información, de apoyo, el cuidador es un papel complicado que exige tiempo, renunciar a tu actividad laboral. A raíz de todo esto dentro de Icapem, que es un grupo nacional de investigación para cáncer de pulmón en mujeres, pusimos en marcha un estudio, que se llama Impulso, centrado en evaluar el impacto socioeconómico en cáncer de pulmón con la perspectiva de género. Si afectaba diferente en función del género.

-¿Está terminado ese estudio?

-Se ha completado y los datos se van a presentar próximamente en el congreso mundial de cáncer de pulmón, con lo cual no puedo dar mucha información. Sí te puedo decir que es un primer proyecto que sin duda abre la puerta a seguir investigando en este terreno porque sí que tenemos visto algunas características diferenciales en la población masculina y la población femenina, quién es el principal cuidador de los hombres, quién de las mujeres, quién tiene que dejar más de trabajar. Alguna pincelada hemos visto, pero sí creo que abre la puerta a hacer este tipo de estudios con mayor dedicación y son trabajos que la sociedad y los pacientes necesitan.

-Habla de necesidades no cubiertas en mujeres con cáncer de pulmón. ¿Qué tipo de necesidades detectaron?

-Un aspecto que salió de este estudio es la preocupación por el estigma social asociado a esta patología, la culpabilización por haber fumado. El estigma social del cáncer de pulmón asociado al hábito tabáquico nos preocupa a los profesionales porque al final el cáncer es cáncer. No tenemos que aún encima de tener un diagnóstico como este sufrir el estigma.

-¿Se empatiza menos entonces con los pacientes que sufren este tipo de cáncer?

-Ellas sienten ese estigma social y es importante que la sociedad lo sepa. A lo mejor es más aceptado socialmente otro tipo de tumor que uno relacionado a un hábito tóxico. Creo que tenemos que luchar contra eso. También hablaban de la necesidad de grupos de apoyo como el que planteamos en el estudio, de más apoyo domiciliario, de más tiempo en las consultas con los médicos, de una información más detallada. Hay que entender el tratamiento y lo que está pasando.

«El consumo de tabaco entre mujeres sigue creciendo»

La oncóloga del Chuac alude a otras preocupaciones de las enfermas de cáncer de pulmón, quizá no tan prioritarias, como son

la información sobre nutrición y aspectos de actividad física. «El entorno también planteaba pautas de manejo, de cómo afrontar esta situación con sus familias».

-Las cifras del cáncer de pulmón son devastadoras a pesar de que usted dice que es un cáncer potencialmente evitable...

-En España el cáncer de pulmón es el primero en mortalidad en población masculina y el tercero en población femenina. Pero se espera que estas cifras cambien, sobre todo entre mujeres porque es un tumor que sigue al alza en nuestro país.

-El tabaco es la principal causa de este cáncer. ¿Cuáles son las otras?

-Siempre. El cáncer de pulmón es efectivamente una enfermedad potencialmente evitable. El 85 % de los casos se relacionan con el consumo tabáquico. Luego tenemos cáncer de pulmón en población no fumadora que se especula que puede tener que ver con el gas radón, con factores hormonales e incluso factores hereditarios pueden estar detrás. Pero, sin duda, hay un gran protagonista del cáncer de pulmón que es el tabaco. La tendencia al alza en la mujer se debe a que en España se incorporó tarde al hábito tabáquico, pero lo ha hecho de una forma intensa. Las campaña antitabaco han impactado de forma más llamativa entre varones y menos entre población femenina. El consumo entre mujeres sigue creciendo, las adolescentes están fumando más que los chicos de su edad y esto nos preocupa muchísimo.

-¿Ve necesario este congreso gallego de la AECC?

-Absolutamente. Creo que el paciente en el centro debe ser prioritario. El diálogo entre todos los que estamos interviniendo en el cuidado del paciente es fundamental. Me parece clave para todas las partes, teniendo siempre en el centro al paciente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«Como profesional me preocupa el estigma social del cáncer de pulmón»