«Os policías mataron ao seu pai e as nenas seguen desamparadas»

La familia de Marcio Pérez, asesinado en Brasil, explica la delicada situación en la que están sus hijas, menores de edad


pontevedra / la voz

José Antonio Santana, tío de Marcio Pérez, natural de Ponte Caldelas pero asesinado a tiros en Salvador de Bahía hace seis meses, lo tuvo muy claro desde el principio. Señalaba que quería justicia para su sobrino y que le gustaría que detuviesen a los autores de la muerte -ahora mismo ya están en prisión preventiva los dos policías militares que supuestamente le dispararon-. Pero insistía por pasiva y por activa que para la familia lo más importante era salvaguardar el futuro de las dos hijas de Marcio, menores de edad y residentes en Brasil. Indicaba que Marcio era el sostén económico de la familia y que sin él las crías iban a tener un presente complicado. No se equivocaba. Ayer se cumplía medio año del crimen y, tal y como contaba tanto José Antonio como Olivia Santana, la madre de las niñas, el día a día no está siendo fácil. «Os policías mataron ao seu pai e as nenas seguen desamparadas», resumía la madre desde Salvador de Bahía.

Tanto José Antonio Santana como la madre de Marcio viajaron recientemente a Brasil. Lo hicieron para arreglar numerosos papeles pero, sobre todo, para tratar de ayudar a las dos niñas y a su madre. «Llegamos y tuvimos que hacernos cargo de pagar el colegio, el material escolar, el seguro médico o la alimentación. Ellas actualmente no están recibiendo un solo euro. Y su madre no puede costear todo eso. Ella no está trabajando porque no tienen con quien dejarlas. Es increíble que Brasil, pese a tener a dos policías implicados en la muerte, se está desentendiendo de todo», indica José Antonio Santana.

Ayuda de Exteriores

Cuenta también que actualmente están tramitando una ayuda a través del Ministerio de Exteriores de España, pero que tienen que nacionalizar primero a una de las pequeñas, que no contaba con ese documento. Echan de menos que no haya un acuerdo bilateral para tratar estos casos «y que no haya menores que se queden así, totalmente desamparados, porque las niñas tienen que comer, vestirse, ir al colegio... y ahora mismo no tienen nada garantizado. Es tremendo».

Desde Salvador de Bahía, Olivia Santana, madre de las dos hijas de Marcio, habla con una misma voz. «É todo moi inxusto. Eu non podo cobrar a paga por viúva, dinme que non ma van dar, e as nenas non teñen ningunha pensión agora mesmo», señaló. Tanto ella como el tío de Marcio indicaron que, aunque el juicio se celebre en uno o dos años, los abogados ya les advirtieron de que la indemnización puede retrasarse muchísimo tiempo más.

Viajar a Brasil le ha permitido también a la familia de Marcio Pérez saber cómo va la investigación más allá del hecho de que los dos policías que supuestamente le dispararon estén en la cárcel. José Antonio Santana indicó que la investigación sigue indagando en el móvil del crimen. No en vano, en un primer momento los policías dijeron que habían disparado porque Marcio Pérez se saltó un control, pero ese argumento quedó desmontado muy rápido ya que ni estaban en su zona de actuación ni siquiera llevaban las luces puestas. El propio fiscal dijo que no tenía verosimilitud.

José Antonio Santana dice que incluso se está investigando, a raíz de un comentario que se oye en uno de los vídeos que grabaron las videocámaras que había en la zona del tiroteo, «si se equivocaron de persona y en realidad no querían matar a Marcio».

«Lo esperaban y le pegaron tres tiros», asegura la familia del muerto en Brasil

maría hermida

El tío de Marcio, que fue a Bahía, dice que nunca creyeron la versión del accidente

Con un aplomo admirable dada la situación por la que está pasando, José Antonio Santana, tío materno de Marcio Pérez, el emigrante de Ponte Caldelas asesinado en Brasil, contaba ayer lo vivido por la familia desde el momento en el que un mensaje telefónico de una vecina de Marcio les cambió la vida. «La vecina, que conoce a Marcio desde pequeño y es como de su familia, le mandó un WhatsApp a mi hermana [la madre de Marcio] de madrugada diciéndole que llamase urgentemente a Brasil». Eso hizo. Y ya le contó «que la policía había matado a su hijo». Comenzó entonces una odisea tremenda, con retrasos en los aeropuertos y un sinfín de escalas para llegar a Bahía. Dice José Antonio Santana que en ningún momento se creyeron aquella versión que le iban dando en las primeras horas de que Mario se había saltado un control policial y lo mataran por error. «Eso es imposible, conocía Bahía y Brasil de día y de noche, conocía la ciudad como la palma de la mano. A él lo esperaban y le pegaron tres tiros. Nos falta el motivo, pero que a Marcio lo asesinaron está más que claro», señala con contundencia.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

«Os policías mataron ao seu pai e as nenas seguen desamparadas»