«El deporte femenino no se valora aunque se presuma de igualdad»

Siente el club verde como «un hijo», pero le gustaría saber que el día que diga adiós haya un relevo en la dirección


Milagros Sanmartín lleva 35 años al frente del Arxil. Lo fundó y lo preside desde 1984 y ahora seguirá otros cuatro más. No tuvo rival, como en todas las elecciones que han celebrado el club. El Arxil es una droga sana de la que no sabe cuando se desenganchará, pero cuando llegue el momento le gustaría ver cómo el deporte femenino se cuida igual que el masculino.

-Dirigirá el club cuatro años más, que se suman a los 35 anteriores, ¿pesan mucho?

-Se llevan con mucha paciencia y mucho trabajo, somos un grupo que lleva mucho tiempo unido y hace mas fácil el camino.

-¿Es sana esa continuidad?

-No lo sé, pero nadie quiere hacerse cargo de los clubes, pasa en este y en todos, son muchas horas de trabajo, se hace altruistamente. Las gestiones administrativas son un poco coñazo y al llevar tiempo se hace más fácil.

-¿Con qué ilusión retoma el cargo?

-Con la misma de siempre, nosotros desde que estamos aquí, desde que lo fundamos, tenemos la misma ilusión. A veces te faltan fuerzas porque la situación económica no mejora, es complicado subsistir, pero lo hacemos siempre con la misma ilusión. Siempre te encuentras con las mismas cortapisas, las subvenciones cada vez vienen más tarde y llega un momento que cuando te ves con el agua al cuello y no tienes dinero porque no llega, es duro.

-Si no fuera por que es un club que fundó, ¿cree que seguiría ahí?

-Seguimos porque nos gusta, pasa en otros clubes, siempre ves las mismas caras, es difícil que la gente se involucre porque te roba mucho tiempo.

-¿Cómo ha cambiado el Arxil en estos 35 años?

-Primero en volumen, empezamos con dos equipos y ahora tenemos catorce. Son muchas más niñas, además del ámbito que abarcamos. Tenemos un bagaje tan grande que somos más que conocidas.

-¿Qué objetivos se fija para estos cuatro años?

-El objetivo es siempre el mismo, nos gustaría llegar a Liga Femenina 1, pero es complicado porque necesitaríamos mucho apoyo económico. El deporte femenino sigue sin valorarse, aunque se presume de igualdad. Nuestro objetivo sigue siendo formar niñas y competir de forma más digna en todas las competiciones. Somos una familia desde arriba hasta abajo.

-Habla de que son una familia, ¿qué papel juega en ella?

-Tanto Maite Méndez como yo somos las caras visibles con las niñas, somos una especie de madres, siempre pueden acudir a nosotras. Esto es una parte formativa de nuestras vidas, al final lo que nos queda es la amistad, el compartir vivencias.

-Toda gestión tiene un lado oscuro, ¿qué es lo peor de estos 35 años?

-El aspecto económico, cuando traemos jugadoras de fuera es para que mejore a las nuestras. Muchas veces viajamos y llegamos una hora antes, jugamos y volvemos. Muchos deportistas no aguantarían el ritmo de desplazamientos que tenemos.

-¿Pensó muchas veces en tirar la toalla?

-En eso no, pero sí pensé cuándo tendré un fin de semana tranquilo, pero el deporte engancha. Esta es una forma de vida que engancha y sigues porque llevas muchos años y luchas por estar ahí y mantenerte.

-¿Le gustaría que hubiese una candidatura alternativa?

-Son muchas horas que dedicamos, me gustaría por saber que hay gente que optaría por seguir en el momento que no continúes. Ahora estás aquí, pero ¿qué pasará cuándo no sigas? Hay momentos duros, pero esto es como un hijo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«El deporte femenino no se valora aunque se presuma de igualdad»