Semana decisiva en el conflicto del sector de las ambulancias

Los trabajadores retoman las jornadas intermitentes de huelga


pontevedra / la voz

Trabajadores de ambulancias de Galicia han retomado este lunes las jornadas de paro intermitentes para reclamar un convenio colectivo digno, un acuerdo laboral por el que llevan esperando tres años. Estos días de huelga se mantendrán hasta el 10 de marzo. Este lunes por la tarde estaba prevista una nueva reunión entre los tres sindicatos -CIG, Comisiones Obreras y UGT- y la patronal del sector para intentar avanzar en la negociación. El encuentro se preveía largo.

La última reunión de la mesa de negociación, que tuvo lugar el pasado jueves, acabó sin acuerdo, a pesar de que se prolongó hasta las diez de la noche después de varios recesos. En Pontevedra, los trabajadores se concentraron en la entrada de urgencias del Hospital Montecelo, donde tienen su acceso los vehículos y donde los técnicos en emergencias sanitarias desplegaron una pancarta con la leyenda «Ambulancias en folga». El paro no afecta al transporte sanitario urgente, ya que los servicios mínimos garantizan el servicio. En teoría, solo se pueden realizar emergencias y traslados oncológicos y de hemodiálisis.

Esta semana es decisiva para evitar la huelga, que tendrá un carácter indefinido a partir del 20 de marzo si antes sindicatos y empresas no alcanzan un acuerdo. Desde la Federación Gallega de Empresarios de Ambulancias (Fegam) indicaron que este lunes no se habían registrado sabotajes ni incidentes en la comarca de Pontevedra y tampoco en la provincia. Esta circunstancia sí supone un cambio con respecto a las anteriores jornadas de paros intermitentes, que tuvieron lugar entre el 8 y el 11 de febrero y entre el 18 y el 24 de febrero y donde se sucedieron los ataques y actos vandálicos contra los coches que prestan el servicio.

Líneas rojas

Las plantillas ya han dicho, a través de sus representantes sindicales, que solo la firma de un nuevo convenio puede frenar las movilizaciones y, por tanto, la huelga indefinida a partir del 20 de marzo. Plantean dos líneas rojas a la patronal: que el año 2019 no puede quedar sin subida desde enero, y que la paga extra tiene que ser íntegra en el 2020.

Por su parte, la patronal lleva solicitando desde antes del inicio de los paros intermitentes a la Fundación Pública Urxencias Sanitarias de Galicia-061 que haga público el importe del nuevo concurso, exigiendo un incremento con respecto al actual concierto. Y también han puesto una línea roja: que el coste no sea inferior a 51 millones de euros al año para el conjunto de Galicia. Entienden las empresas que solo así se podrá garantizar un buen servicio y el mantenimiento de las condiciones laborales que se acuerden con los trabajadores.

La Administración autonómica ha comprometido que habrá un incremento, pero sin cuantificarlo. La patronal ofreció en la reunión del jueves un aumento salarial del 18,5 % desde noviembre de este año y hasta el 2023. Añade que su propuesta recoge la tercera paga extra y «diversas ventajas sociales».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Semana decisiva en el conflicto del sector de las ambulancias