Berrocal o la hormiguita de la escuadra granate

El delantero del Pontevedra recoge el premio Estrella Galicia al mejor jugador de enero


La explosión de Berrocal llegó un año después de haber estado en el equipo y en una posición atípica en su carrera. Con 31 años, la propuesta de Luismi de retrasarlo en el campo le dio la alegría de la titularidad y de los minutos. Lo convirtió en esa hormiguita que trabaja en la medular para obtener resultados después. El primero de sus reconocimientos llegó este jueves al recibir de manos de Estrella Galicia el premio al mejor jugador de enero, el siguiente será si consiguen jugar el play off. Será entonces la época de disfrutar de lo cosechado, como hacía la hormiga en la fábula.

«Estoy contento porque es un premio al trabajo y al esfuerzo, suena a tópico, pero le doy las gracias a mis compañeros. Llegué al Pontevedra como delantero, pero en la pretemporada me dijo Luismi de jugar en el mediocentro y ahora estoy al cien por cien en esta posición», comenta Jesús Berrocal, que entona un contundente «cómo hemos cambiado». La pasada temporada la cerró con poco más de mil minutos en 21 partidos, mientras que la confianza del técnico granate esta temporada le deja en la jornada 24 de liga con veinte partidos y más de 1.500 minutos. Su rentabilidad como delantero no era mayor. El año pasado sumó dos goles frente al único que lleva este año en su cuenta goleadora. Las dudas de las primeras jornadas de Liga se fueron disipando para el cuerpo técnico que desde el partido de la primera vuelta contra el Fuenlabrada es un habitual en el once de partida.

La llegada de Álvaro Bustos y Borja Domínguez levanta los cuchillos de la competitividad. «Al final la competencia es positiva para el grupo. Eso hace que todos apretemos más el culo y disputemos los entrenamientos al cien por cien para tener los máximos minutos posibles», comenta el andaluz, que reconoce que el buen momento personal y del equipo da la «chispita» para saltar como leones contra el líder y contra la Ponferradina la próxima semana. La liga se juega prácticamente en dos jornadas. Pero él no hace cábalas más allá. Es algo que le ha enseñado el fútbol y alguna que otra hora de banquillo. «Lo ideal es los seis puntos, así las cuentas van a salir, pero vamos a pensar en el Fuenlabrada, lo que está claro es que en Pasarón somos muy solventes», indica Jesús Berrocal, que alaba la cara y la cruz de un equipo al que el año pasado se le hacían demasiado «largas y duras» las semanas, mientras que la corriente de este les lleva en volandas a disfrutar cuando llegue el momento de la recolecta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Berrocal o la hormiguita de la escuadra granate