La Xunta aparca por ahora ampliar la depuradora de Os Praceres

Jacobo Moreira sostiene en el Parlamento que la Administración autonómica evaluará «en su momento» si hace falta más terreno para este equipamiento


pontevedra

La ampliación de la depuradora de Os Praceres no entra en los planes a corto y medio plazo de la Xunta de Galicia. Al menos esto se desprende de la intervención del portavoz popular en la comisión de Medio Ambiente, el pontevedrés Jacobo Moreira, en un tenso debate con la diputada socialista Patricia Vilán. El dirigente del PP, que también fue el portavoz municipal de su grupo en el Concello de Pontevedra, aseguró que no se ha formalizado la solicitud de una concesión de Costas a mayores sobre los terrenos de Os Praceres, porque no hace falta por lo menos por ahora. Moreira sostuvo que «hai unha posibilidade na que a medio prazo haberá que estudiar se é necesaria a ampliación da EDAR». Estudiar no es lo mismo que ejecutar y el portavoz popular y la diputada socialista se enzarzaron en un cruce de acusaciones mutuas, donde hubo para todos. Moreira, que intervino a raíz de una pregunta de Vilán, fue rotundo. La ampliación, en caso de hacer falta, «se estudiará no seu momento». Ahora, para la Xunta, lo que toca es mejorar lo actual y ver de solucionar otros problemas del saneamiento de la ría de Pontevedra, como las redes municipales, que son competencia de los concellos. Como es recurrente en todos los debates sobre este asunto, Moreira lanzó cual dardo envenenado el recuerdo de que el Concello de Poio todavía no se ha puesto de acuerdo con el Estado, actual responsable de la obra al estar declarada de interés general, sobre dónde poner la depuradora de Raxó y Samieira.

Por su parte, Patricia Vilán también fue ácida en su discurso contra la gestión de la Xunta sobre este asunto. Recordó que el proyecto de mejora y de ampliación de la EDAR «publicitáronna na prensa» y le reprochó al PP que hubiese que esperar a que Pedro Sánchez llegase al Gobierno de España para que se supiese que la Xunta no había solicitado la concesión de los terrenos para esa ampliación. Es más, la dirigente socialista insistió, una y otra vez, que ya que la Xunta mantiene la posibilidad de que se acometa esta obra nueva, los socialistas reclamaron el respaldo de la Cámara autonómica para que se desista por completo de esta posiblidad. Vilán logró el respaldo de BNG y En Marea, aunque no sumó al PP al rechazar modificar su texto original con una enmienda aportada por los populares.En Marea apoya un cambio completo de modelo, que pasaría por hacer «depuradoras de proximidade» en los concellos aludidos, por lo que no haría falta hacer una en Poio, sino también en Marín.

En su intervención, el dirigente del BNG, Luis Bará, reprochó al PP su «mala planificación» sobre el saneamiento de la ría de Pontevedra, acusando a la Xunta de «absoluta falla de competencia». Bará le recordó al PP que todos los grupos municipales, el popular incluido, se pronunciaron en el pleno en contra de la ampliación de la EDAR de Os Praceres. El líder del BNG también aludió a la polémica sobre Poio, gobernado por una coalición de BNG y PSOE. Señaló que el PP declaró de interés general esta obra para pasarle el problema al Estado, pese a que existía desde hacía años una ubicación consensuada. Se trataba de Pampaído, en el municipio de Sanxenxo, donde verterían también Raxó y Samieira, que son de Poio. Bará atribuyó el cambio de opinión de la Xunta a que «non lle gustou a Telmo Martín». En esa misma línea se situó la diputada socialista Patricia Vilán, que fue aún más lejos, asegurando que la oposición de Sanxenxo a la depuradora de Pampaido está relacionada con supuestas «determinadas especulacións urbanísticas» y que la transferencia de la gestión de esta obra de la Xunta al Estado fue «regalo que lle fixo Mariano Rajoy ao Concello de Sanxenxo e a Telmo Martín».

Por otra parte, la construcción del nuevo emisario submarino tuvo también su punto candente en las intervenciones. Moreira apenas hizo referencia a esta obra, pero Vilán recordó que sobre esta obra tampoco había ninguna solicitud de concesión de Costas y se negó a apoyar esta obra porque teme que la Xunta lo quiera hacer de forma ilegal para apelar a una postura de hechos consumados para su posible legalización posterior ante el Estado. Asimismo, Bará le reprochó a la Xunta que la obra de este emisario submarino, que verterá las aguas tratadas en la EDAR de Os Praceres y en Ence, esté previsto que acabe a la altura de la playa de Portocelo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Xunta aparca por ahora ampliar la depuradora de Os Praceres