Illas Atlánticas quiere a Ons libre de gatos asilvestrados y de eucaliptos

El plan de usos prioriza la erradicación de especies que amenazan su biodiversidad


bueu / la voz

Un Parque Nacional sin gatos asilvestrados, eucaliptos, uñas de gato, acacias ni visones americanos. Este es uno de los objetivos marcados por el Plan Rector de Uso e Xestión (PRUX) de Illas Atlánticas y que entró en vigor esta semana. La Consellería de Medio Ambiente considera que estas son parte de un paquete de medidas destinadas a proteger la biodiversidad de islas como Ons y de evitar daños irreparables a especies como pequeños reptiles y anfibios, que son presa fácil de los mininos.

No es la primera vez que Illas Atlánticas quiere librar a sus islas de gatos sin amo. Es una guerra que se declaró casi a la vez que creó el Parque Nacional. Los gatos son mascotas entrañables en opinión de sus defensores, pero como animales asilvestrados son unas expertas máquinas de matar en un ecosistema frágil como el insular buenense. Inofensivos para los humanos y letales para especies como los lagartos ocelados (Timon lepidus), la especie más grande de su género en España y que es una de las banderas de la fauna de la isla de la que hace gala la Consellería de Medio Ambiente. El estropicio en los nidos de las aves marinas que abundan en este entorno también puede ser enorme. Y ante esta perspectiva, desde la Administración autonómica se opta por enfatizar la importancia de no bajar la guardia. De ahí su mención expresa en el PRUX.

El Parque Nacional vigilaba ya hace seis años los movimientos de sus mininos salvajes a través de cámaras para saber por dónde merodeaban. También existe un sistema de trampas específicas para atraparlos. Ons es la isla más afectada por la proliferación de gatos vagabundos. Es algo lógico si se tiene en cuenta de que se trata de la única isla habitada y que, por lo tanto, es la zona donde es más fácil que los gatos se escapen a sus dueños o que una camada se asilvestre. En el 2013 se retiraron solo de esta isla 45 gatos. El problema, desde entonces, ha mejorado sustancialmente, pero persiste. No hay tantos gatos, pero los hay, por lo que es mejor actuar.

Los gatos no son el único problema de Ons. Hay una especie de planta, Carpobrotus edulis de nombre científico y curiosamente uña de gato en lengua común, que proliferó sin coto durante años en el enclave buenense. La uña de gato es a las flora lo que los mininos a los animales. Es una especie invasora que va ocupando a ritmo lento pero seguro las rocas y los espacios donde deberían crecer otras plantas más propias del ecosistema costero gallego. Algunas de estas especies se encuentran incluso catalogadas como en peligro de extinción.

Sin embargo, la expansión de la uña de gato por la isla, primero como planta ornamental y después en todo tipo de entornos por su gran adaptación, pone en jaque a la vegetación local, menos vistosa, pero más importante para la supervivencia del ciclo natural de Ons. La solución más eficaz es arrancarlas a mano, una a una y de raíz. El PRUX prevé que se realicen trabajos de control y erradicación de esta especie. No son operativos nuevos, porque ya se hacen de vez en cuando, pero que con el plan rector podrán alcanzar una mayor frecuencia.

Por otra parte, dos árboles, el eucalipto y la acacia, deben también quitarse de Illas Atlánticas. Son las únicas especies arbóreas de las que se reclama su desaparición. Y como en el caso del Carpobrotus, la única solución es su tala, uno a uno, e impedir que rebroten.

Medio Ambiente vela contra el traslado de animales y plantas al archipiélago

Ons es un entorno protegido desde el punto de vista medio ambiental. Como integrante del Parque Nacional Illas Atlánticas de Galicia goza del mayor grado de protección de su biodiversidad que se pueda aplicar a un territorio. La entrada en vigor del PRUX es un paso necesario para poder garantizar que se hace una gestión adecuada de los recursos naturales del Parque Nacional. El plan rector es un instrumento legal reciente, de menos de una semana de vigencia, pero la normativa amparada por la declaración legal de Illas Atlánticas ya impide desde hace años la entrada de animales sin ton ni son, por parte de los humanos, en islas como Ons.

Puede haber excepciones en algunos casos muy justificados, pero para llevar animales a la isla hay que tramitarlo ante la Xunta. Y nada de plantas exóticas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Illas Atlánticas quiere a Ons libre de gatos asilvestrados y de eucaliptos