La Comisaría despide a la generación de la Transición

Una decena de policías recibieron un diploma de reconocimiento


pontevedra / la voz

La mayoría ingresó en la Policía Nacional en plena década de los setenta, una época que, como bien recordó la comisaria Estíbaliz Palma Varona, estuvo marcada por «el final de un régimen, los primeros pasos de una delicada transición, los primeros asesinatos terroristas», pero también por la desmilitarización, la unificación de dos cuerpos en lo que hoy es la Policía Nacional y distintos cambios legislativos en el ámbito procesal y penal. Este jueves, la Comisaría de Pontevedra rindió homenaje con la entrega de un diploma de reconocimiento a una decena de agentes que se jubilaron a lo largo del pasado año, lo que José Freire López, histórico dirigente del Sindicato Unificado de Policía (SUP) y uno de los agentes a los que se reconoció ayer, definió como generación de la Transición.

En su intervención, Estíbaliz Palma, de hecho, destacó el papel que Freire López y otros como él tuvieron por aquellos años para que el cuerpo sea lo que es hoy -«en gran medida se deben a vosotros que de forma clandestina luchasteis por derechos básicos para poder ahora disfrutarlos»-. Pero, de igual modo, no dudó en tirar de las orejas a la clase política, ya no solo porque los «sueldos nunca fueron justos», sino por el hecho de que los policías que ahora se jubilan fueron los que, en demasiadas ocasiones, fueron los que, «de forma generosa, acompañasteis a los familiares de los compañeros asesinados porque, por aquel entonces, nadie más lo hacia».

Al lado de José Freire estuvieron los también policías José Benito Rodríguez Portela, Luis Lameiro Sánchez y Mario Escudero Álvarez, así como los inspectores jefe Ramón Diaz Rodríguez, Juan Costas Martínez y José Manuel López Sánchez, quien dirigió la Policía Autonómica en Pontevedra. Con igual diploma se reconoció al inspector Maximino Álvarez González y al oficial José Suárez González; mientras que se entregó la Cruz al Mérito Policial con distintivo blanco al subinspector Francisco Murga Paredes.

Por su parte, la subdelegada Maica Larriba asumió que «los últimos años han sido muy duros por el recorte constante en el número de efectivos y de medios, pero también sabéis del compromiso de ir revirtiendo está situación en los próximos años». Asimismo, subrayó el compromiso con la lucha contra la violencia machista, «una de las lacras que la sociedad tiene».

La cita de ayer tuvo como trasfondo una doble efeméride. Por un lado, el 195 aniversario del cuerpo y, por otro, los cuarenta años transcurridos desde la incorporación de la mujer a la Policía Nacional. Cuatro décadas en las que «unas pocas han roto el techo de cristal y se sientan orgullosas en las mesas de la junta de gobierno policial», remarcó la comisaria pontevedresa, al tiempo que destacó que «hay que estar hechos de una pasta muy especial» para ejercer esta labor y que, tanto la policía como la Guardia Civil, sigan siendo de las instituciones más valoradas por los españoles.

Echando la vista al pasado, Estíbaliz Palma tiene claro que «lo tenemos mucho más fácil que vosotros gracias a vosotros»,.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Comisaría despide a la generación de la Transición