«He visto a niños de 10 años con móviles que cuestan mil euros»

La Guardia Civil imparte charlas en colegios sobre los riesgos de las nuevas tecnologías


Pontevedra / La voz

Hace escasos días, la subdelegada del Gobierno, Maica Larriba, advertía que la criminalidad había experimentado un repunte en las zonas urbanas de Pontevedra como consecuencia de la expansión de los delitos a través de Internet, principalmente como consecuencia de la proliferación de estafas y fraudes. Frente a estas nuevas tipologías delictivas, la mejor prevención pasa por la información y la formación.

Es por eso que desde hace unos años a esta parte, la Policía Nacional y la Guardia Civil tienen puesto en marcha un programa dirigido, ya no solo a adultos, sino también a los niños para prevenirles de los riesgos de la red de redes. En el caso de los pequeños, se exponen a otros peligros y el acercamiento de los agentes varia: «Por su edad, no les puedes dar muchos detalles técnicos de lo que son las tecnologías que manejan», precisó José Manuel Lustres, agente de seguridad ciudadana en Vilagarcía que colabora con el Plan Director del instituto armado en Pontevedra

Por su experiencia, ha podido percibir que los niños «tienen muchas habilidades, pero carecen de los conocimientos». Esto les lleva a mantener conductas que, sin imaginarlo, les pueden acarrear problemas a ellos o, incluso, a sus padres. En todo caso, Lustres deja claro que esta falta de información se puede extrapolar a un gran porcentaje de los progenitores y tutores: «De hecho, les doy charlas también a los padres y me doy cuenta de que, a veces, no saben de lo que les estoy hablando».

Esta falta de formación conlleva que no se empleen, por ejemplo, controles parentales en los equipos tecnológicos que usan sus hijos o que estos puedan usarlos «de forma aislada, no en un espacio común que es lo que se aconseja». De igual modo, desconocen el peligro que pueden suponer algunas redes wifi abiertas que simulan ser de confianza al apropiarse del nombre de un concello o una Administración. «Hay un problema bastante delicado con ellas porque nos pueden robar datos que almacenan los móviles», apunta, antes de aclarar que su intención «no es demonizar la tecnología. Solo hay que utilizarla con sentido común», insiste al respecto.

Niños con barra libre

En este punto, y antes de dirigirse a un grupo de alumnos del colegio de Nantes (Sanxenxo), José Manuel Lustres alude a un hecho cada vez más común, «el de esos niños que tienen barra libre, que sus padres se despreocupan un poquito de hacer cierto control sobre ellos».

Reconoce que ha podido observar que se trata de una conducta más habitual de la que pudiera, en principio, parecer. Sos menores cuyos «padres usan las tecnologías para apagarlos, para dejarlos ahí y que no molesten». Es en estos niños donde, en muchas ocasiones, incide al trasladarles consejos y recomendaciones.

El experto insiste en que hay que asumir que la tecnología forman parte de la vida de las personas cada vez a edades más tempranas: «He visto a niños de 10 años con smartphones de mil euros. El acceso a la tecnología es ya desde la cuna. Les das un libro y no saben pasar las horas, pero sí manejar un tablet».

Pero no solo los niños desconocen los riesgos de Internet, es que tampoco son conscientes de las repercusiones de determinados actos que asumen como normales, como el de compartir fotografías. «Hay casos aislados, no en nuestra zona, que ha habido problemas por compartir imágenes un poco subidas de tono. Pero es que los padres tampoco saben que les pueden complicar mucho la vida sus hijos. Esto explica la necesidad de un control».

«Le tengo bastante respeto a los chats que incorporan ahora muchos juegos ‘on line’»

El experto de la Guardia Civil tiene claro que, si bien es complicado que a una edad temprana un niño pueda ser víctima de una estafa económica, estos están expuestos a otro tipos de situaciones, algunas de ellas bastante novedosas y que están relacionadas con los juegos on line. «Le tengo bastante respeto a los chats que incorporan ahora muchos juegos. Hay bastantes problemas con el grooming, con personas que se hacen pasar por niños en los chats y le van sacando información para luego intercambiarse fotos cada vez más subidas de tono para, ya al final, requerir un contacto físico. Se busca un encuentro sexual», advierte José Manuel Lustres antes de aclarar que en la comarca de Pontevedra la Guardia Civil no tienen constancia de ningún caso de estas características.

Intercambio de fotos

De igual modo, el agente destaca que los protocolos que tienen establecidos los centros educativos de la comarca aplacan muchos episodios que pueden derivar en ciberbulling. «Gracias a las investigaciones que hacen los propios centros, la cosa queda ahí y no tienen necesidad de denunciar».

De igual modo, alude al intercambio sin control de las fotos, por lo que esta fue una de las primeras cuestiones a las que se refirió cuando mantuvo un encuentro la semana pasada con los escolares del colegio de Nantes, en Sanxenxo.

Entre otras recomendaciones, le insistió a los menores en que antes de subir una imagen a las redes sociales de un compañero o un amigo deben contar con su permiso y el de sus padres. En todo caso, por lo pronto, Pontevedra no es una comarca que se caracterice por una especial problemática en este sentido, lo que no quiere decir que se tenga que bajar la guardia.

Y que tanto Jose Manuel Lustres como el resto de responsables del Plan Director de la Guardia Civil tienen claro que «las tecnologías cambian y los riesgos aumentan», de ahí que se ponga énfasis en as labores de prevención entre los pequeños.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«He visto a niños de 10 años con móviles que cuestan mil euros»