Solo el 30 % de los clientes que tenían bono social eléctrico llegaron a renovarlo

Se pasó de que hubiese 14.111 usuarios con rebaja en la factura de la luz a que solo cuenten con ella 4.531 vecinos


pontevedra / la voz

En octubre de 2017 murió el antiguo bono social eléctrico, ese mecanismo regulado por el Gobierno central que permite que los clientes con menos posibilidades económicas abaraten la factura de la luz. Se cambiaron las condiciones -hay quien defiende que fue para mejor y hay asociaciones de consumidores que dicen, tajantemente, que ahora «hay que vivir casi debajo de un puente para que te lo den»- y se abrió un plazo para que quienes tenían ese descuento acudiesen a renovarlo. Como el trámite era engorroso e iba lento, el Gobierno concedió varias prórrogas. La última terminó con el año 2018. ¿Cómo quedaron las cosas? En la comarca de Pontevedra solamente tiene ahora bono social eléctrico un 30 % de los clientes de Naturgy -la antigua Gas Natural Fenosa y principal comercializadora- que antes contaban cno él. En números redondos, antes había 14.111 beneficiarios del bono social y ahora son 4.531.

¿Por qué hay tanta diferencia entre los beneficiarios del antiguo bono social y del actual? Para empezar, cambiaron las condiciones. Se supone que ahora es más eficaz y llega a quien más lo necesita. Por ejemplo, tal y como cuentan en asociaciones de consumidores, antes podía obtenerse solamente por tener contratada una bajísima potencia. Así, contaban con él personas que lo solicitaban, por ejemplo, para una segunda residencia. Pero ahora el requisito principal, además de tener una baja potencia, es que se trate de clientes vulnerables, es decir, con bajos recursos.

«No me compensaba mucho»

Cierto es que también muchas personas que quizás pudiesen obtenerlo no acudieron a tramitarlo o a renovarlo o bien por desconocimiento o porque les parecía que el descuento que iban a obtener no compensaba todos los trámites que había que llegar a cabo. Lo contaba ayer una madre de familia numerosa de Barro: «Pensamos en pedirlo porque tenemos cinco hijos y la factura de la luz es una salvajada, y eso que no ponemos calefacción, que nos apañamos con la cocina de leña y con una chimenea, pero estuvimos mirando y casi no nos compensaba. Al final tienes que hacer un montón de trámites, perder horas del trabajo... y le rebaja pueden ser diez euros. Es dinero, pero es muy poco», señalaba esta mujer.

Aunque las prórrogas para renovarlo se terminaron, los usuarios que quieran solicitarlo pueden informarse al respecto y ver las posibilidades que tienen.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Solo el 30 % de los clientes que tenían bono social eléctrico llegaron a renovarlo