Central de Transportes de A Reigosa: 14 años, una gasolinera y muchas zarzas

La burocracia frena el despegue de este área empresarial, mientras el Concello reponsabiliza a la Xunta del retraso


ponte caldelas / la voz

Hace catorce años que remató la urbanización de la Central de Transportes de A Reigosa, un proyecto que nació en su día para servir como complemento perfecto a la gran área empresarial que conforman los polígonos de O Campiño, en Pontevedra, y de Ponte Caldelas. Sin embargo, a día de hoy, en el ámbito de la Central de Transportes solo hay una gasolinera low-cost y maleza. Muchas zarzas y toxos cubren gran parte de las parcelas donde se espera que algún día haya actividad económica. Es el mayor fracaso de un área empresarial en la comarca de Pontevedra.

La lenta maquinaria de la burocracia, agravada por la crisis que dio al traste a muchos proyectos que pudieron estar interesados en este entorno, se han aliado para que no se haya avanzado en más de una década. La Xunta se ha visto obligada a cambiar en varias ocasiones el precio de las parcelas, y hasta el modelo de explotación para hacerlo más atractivo. En el duro mercado del suelo empresarial, otras zonas de la provincia le han ganado la partida a la Central de Transportes, mientras que en los polígonos contiguos no coge ni un alfiler. Aquí, el que no está listo para aprovechar la oportunidad, como dice el dicho popular, no sale en la foto.

Cuando hace más de dos años todo parecía que iba a estar a punto, otra vez el futuro se estrelló con la burocracia. El Concello de Ponte Caldelas entiende que la única forma de desatascar este entuerto legal, por la fórmula elegida en su momento para su desarrollo desde la Administración autonómica, es la aprobación de un reglamento urbanístico que permita al Ayuntamiento dar licencias en ese suelo industrial.

El regidor caldelano, el socialista Andrés Díaz, manifestó que «xa non sabemos que facer» y es que llevan 25 meses esperando a que se apruebe esta propuesta. Hasta ahora solo han recibido el silencio por respuesta.

En el Concello precisan que «a regulación urbanística é competencia exclusiva da Xunta porque o polígono ten un plan sectorial de incidencia supramunicipal aprobado e en vigor». La Central de Transportes tiene una regulación concebida en su día para cinco macroparcelas, que ante el desinterés comercial, se subdividieron en fincas más pequeñas. Sin embargo, sin ese reglamento, no se pueden atender las peticiones de las empresas y hay varias interesadas en instalarse allí. Sin más cambios, por ahora, solo seguirán creciendo la maleza.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Central de Transportes de A Reigosa: 14 años, una gasolinera y muchas zarzas