Nuevos informes dilatan la instrucción de un alijo de Algeciras

La investigación se instruye en el juzgado número 1 de Vilagarcía por sus conexiones con las Rías Baixas


VIGO / LA VOZ

La operación Bodeguilla recoge todos los elementos que integran la dinámica ruta de la coca que llega de Colombia y entra por Algeciras con la destreza de gallegos, ya sea para importarla a su tierra o despacharla fuera. Esta vez el envío, teniendo en cuenta que llegó en contenedor, fue pequeño: 497 kilos repartidos en 448 bultos que cruzaron el Atlántico a bordo del buque Maersk León, procedente de Brasil. El decomiso se ejecutó en el mismo puerto de Algeciras el 31 de mayo del 2016. 15 mochilas escondían el oro blanco que, presuntamente, los detenidos usarían para enriquecerse. La investigación -de Guardia Civil y Policía Nacional- se instruye en el Juzgado número 1 de Vilagarcía. El procedimiento, dos años y medio después, sigue avanzando con la petición de nuevos informes.

Las últimas diligencias se solicitaron hace dos meses y son pruebas periciales, concretamente de un móvil requisado durante el operativo policial. Se trata de un teléfono inteligente Blackphone, creado para garantizar la privacidad de los usuarios. Por ahora no se conoce el resultado, ni si está próximo el final de la instrucción. Lo que sí se dictó ya fue el auto de conversión del procedimiento, que junto a la puesta en libertad de todos los acusados que estaban en prisión provisional, suponen las últimas novedades de una investigación que mezcla a viejos roqueros del narcotráfico gallego con el último grito en rutas.

Los principales acusados se reparten entre Vigo, Baiona y Arousa. En el caso de O Salnés, o ojos de la investigación, figura Luciano Núñez, propietario de una bodega en Vilanova. A su derecha, según se recoge en numerosos informes o en los autos de registro, figura José Castro Lamas, un peso pesado que nunca pasó de lugarteniente y se habría especializado en el envío por contenedores. Su residencia la fijó en Baiona, aunque tenía una segunda vivienda en Ourense, su localidad natal, y otra propiedad en Verín que, según la investigación, usaba para cambiar de coche o descansar en sus viajes al entrar o salir de Galicia por la autovía A-52. También hubo registros en Málaga, ciudad en la que se detectaron reuniones de Núñez y Castro con un supuesto enlace en el puerto gaditano para sacar la media tonelada.

La investigación arranca el 25 de noviembre del 2015 y se explota el 31 de mayo del 2016. Seis meses que dieron para mucho. Viajes a Colombia, Málaga, llamadas de teléfono también a Colombia y conversaciones interceptadas y salpicadas de palabras clave y expresiones que por sí solas no tienen sentido. Lo que sí se saca en claro, al ordenar el rompecabezas, es que el envío interceptado no sería el único que se intentó colar. «La pretensión de la organización era comenzar con la introducción de un contenedor de hachís por el puerto de Algeciras, y con los beneficios financiar posteriores entradas de cocaína», revelaban los agentes a medida que le iban tomando la medida a la organización.

El hecho de que José Castro Lamas figurase en el elenco de investigados dio alas al caso nada más iniciarse. Desde su casa de Baiona se movía y contactaba con el resto de acusados y otros sospechosos sin identificar. Su pasado, ya vinculado a la importación de cocaína por contenedores, fue su mejor tarjeta de presentación. Y es que Castro Lamas ya cayó en el 2010 con una organización, afincada en Vigo y su área, que importaba coca en contenedores de fruta, preferentemente manzanas. Principalmente desde Argentina, aunque también operaban desde Brasil, se les cogieron 3.400 kilos. El dueño y encargado de mover la mercancía era Daniel, el Loco Barrera, capo del cartel de El Dorado, con quien se comunicaba por correo electrónico otro vigués que entonces haría de jefe directo de Castro Lamas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Nuevos informes dilatan la instrucción de un alijo de Algeciras