Incontinencia urinaria y prolapso, hay solución más allá de los absorbentes

Eloy Moral animó a las mujeres a consultar un problema que tiene alternativas


pontevedra / la voz

Incontinencia urinaria y prolapso genital. Son los dos principales problemas o disfunciones del suelo pélvico que afectan a mujeres adultas. En concreto, son patologías que se detectan normalmente a partir de los 50 años. De sus causas y sobre todo de los tratamientos existentes habló este miércoles por la tarde el doctor Eloy Moral Santamarina, jefe de servicio de Ginecología del Chop, en la quinta conferencia del programa Charlas Saludables que organiza La Voz de Galicia.

La vergüenza y el desconocimiento de la eficacia de los tratamientos existentes hacen que solo cuatro de cada diez mujeres consulten su problema directamente con el médico. Eloy Moral inició su exposición aludiendo a que los problemas del suelo pélvico son «una epidemia silenciosa». Se calcula que unos dos millones de personas sufren incontinencia o prolapso. Algo que si no se combate causa aislamiento social y pérdida de calidad de vida. «Es un gran pudor que a alguien se le escape la orina», remachó el jefe de Ginecología, que hizo hincapié en que hay soluciones más allá de los absorbentes que, al final, han hecho «más daño que beneficio».

Los factores de riesgo son prácticamente los mismos en la incontinencia y el prolapso: el parto, la edad, el sobrepeso y la obesidad, el trabajo y la actividad física, la genética o el aumento crónico de la presión abdominal (problemas respiratorios -tos o EPOC- o estreñimiento).

Eloy Moral expuso en una intervención muy didáctica y apoyada en diapositivas que es rara la mujer que con un prolapso -descenso del útero, la vejiga o el recto- o una incontinencia de grado moderado o severo no lo consulta. Sí cuesta contarlo al médico cuando el problema es menor. Y ahí es cuando la rehabilitación resulta fundamental.

El jefe de Ginecología detalló que hay tres tipos de incontinencia urinaria: la de esfuerzo (55 %), provocada por el debilitamiento de las estructuras del suelo pélvico; la de urgencia (25 %), debida a contracciones involuntarias de la vejiga; y la mixta (20 %), donde la mujer «ya no sale de casa».

Los problemas del suelo pélvicos son muy prevalentes, tanto que superan a la diabetes, la hipertensión o la depresión, subrayó. Hay que romper mitos, el principal, que los tratamientos sirven de poco. ¿Y qué tratamientos hay hoy en día? Para la incontinencia citó la rehabilitación, los llamados ejercicios de Kegel -mejores que los hipopresivos o las bolas chinas-, y el cambio de estilo de vida; los tratamientos farmacológicos que permiten frenar contracciones o hacen que la vejiga se relaje; y la cirugía vía vaginal para colocar una cinta de malla. En el caso del prolapso, una alternativa para evitar su avance son los pesarios vaginales, un aro de goma que se acopla y cuya efectividad es del 80 %, dijo. El doctor eligió para cerrar la charla una frase de Quevedo: «Buena es la batalla ganada, pero mejor la evitada». Tomen nota de sus consejos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Incontinencia urinaria y prolapso, hay solución más allá de los absorbentes