Afirma ante el juez que no se deshacía de cocaína, sino que «estaba meando»


Pontevedra / La voz

El 31 de julio del 2017, guardias civiles que participaban en un control de carretera en la vía de O Salnes observaron como un turismo se detenía en el arcén y su conductor se apeaba del mismo arrojando un paquete a la maleza. Minutos después y con la ayuda de una perra del servicio cinológico se localizaban 149,7 gramos de cocaína valorados en algo más de 8.110 euros.

Ayer, José Antonio R. C., tras rechazar contestar a las preguntas del fiscal antidroga, negó haberse deshecho de la cocaína, una versión que también mantuvo ante la Guardia Civil. «No, no estaba meando», fue lo que les contestó en su día y que ayer reprodujo en la Audiencia de Pontevedra, al tiempo que su abogado presentaba una fotocopia de una supuesta multa por este motivo.

Sin embargo, el representante del ministerio público puso en duda la credibilidad del boletín de denuncia. Apuntó que, por un lado, no está sellado por Tráfico y, por otro, incidió en que «no se ha aportado el expediente administrativo» correspondiente.

De igual modo, incidió en que «las necesidades fisiológicas requieren de un cierto tiempo» que, a su juicio, el acusado no tuvo, ya que ninguno de los agentes lo observó orinando. En su lugar, algunos de los guardias relataron cómo observaron al acusado deshacerse del paquete y ratificaron que se cumplió el protocolo de la custodia de la droga.

La defensa, por su parte, aludió a contradicciones entre las declaraciones de los agentes y lo recogido en unas diligencias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Afirma ante el juez que no se deshacía de cocaína, sino que «estaba meando»