La Fiscalía rebate los argumentos de los abogados de Sito Miñanco y los otros acusados por blanqueo de 10 millones de euros del narcotráfico

La llegada del cambadés a la Audiencia de Pontevedra, envuelta en una gran expectación mediática, implicó empezar de cero el juicio

Sito Miñanco, ante la Audiencia de Pontevedra
Sito Miñanco, ante la Audiencia de Pontevedra

Pontevedra / La Voz

Prácticamente compartiendo flashes y fotogramas con Miguel Rosendo, líder de los Miguelianos, el narco Sito Miñanco llegó esta mañana a la Audiencia de Pontevedra envuelto en una gran expectación mediática. El cambadés se sentó en el banquillo de los acusados acompañado por su hija Rosa María Prado Pouso, la que fuera su mujer, María Rosa Pouso Navazas, una hermana de esta última y un empresario, José Alberto Aguín Magdalena, condenado por receptación de drogas en la misma investigación que, a principios de los noventa, derivó en la condena de veinte años de prisión impuesta a Sito Miñanco. El fiscal solicita para cada uno seis años de cárcel y el pago de una multa de diez millones de euros por un supuesto delito de blanqueo de capitales.

 

La vista oral arrancó de cero después de que hubieran transcurrido más de treinta días desde las sesiones de finales de febrero y principios de marzo, y después de que hubieran fracasado los intentos de recusación de dos magistrados de la sala pontevedresa. De este modo, tal y como expuso Gonzalo Boye, abogado de Sito Miñanco, se plantearon una serie de cuestiones previas como prolegómeno al interrogatorio de José Ramón Prado Bugallo. Es habitual que, en esta fase del juicio, las defensas traten de que se anulen las pruebas recabadas por el fiscal instando a la nulidad de las escuchas, así como es común que se argumenten supuestas vulneraciones de derechos fundamentales. En todo caso, Boye señaló que su cliente tenía pensado prestar declaración, ya que cabría la posibilidad de que se acogiese a su derecho a guardar silencio. De igual modo, confirmó que ha abandonado la huelga de hambre: «Ha desayunado bien». En cuanto a su estado de ánimo, precisó que «a nadie le gusta venir a un juicio y menos que venga su hija también». Quién es quién en el proceso.

Boye solicitó al tribunal de Audiencia de Pontevedra que decrete el sobreseimiento de la causa contra su cliente por blanqueo de capitales, al entender que parte de los hechos están prescritos y el resto fueron archivados en un proceso previo en los juzgados de Vilagarcía de Arousa. El letrado, sin embargo, ha recordado que las operaciones realizadas entre 1999 y 2008 deberían ser retiradas de la causa, al haber sido archivadas en su día en Vilagarcía, a petición del mismo fiscal que ahora, al no apreciarse entonces indicios de delito. Si eso fue motivo de archivo, ha añadido, los hechos relativos al periodo entre 1988 y 1999 «están prescritos», por lo que este procedimiento «no puede seguir». Gonzalo Boye, además, ha destacado que no porque su cliente se dedique ahora al narcotráfico «lo ha hecho siempre», y ha señalado que su fortuna y la compra de diferentes propiedades proceden de «actividades legales» a través de una empresa de comercialización de tabaco que tiene su sede en Bélgica, de la que incluso ha presentado sus cuentas.

«Presumir que todo lo que hace mi cliente es delictivo es incumplir la normativa comunitaria de presunción de inocencia», añadió.

A esta tesis se han sumado las defensas de los otros cuatro acusados, la primera mujer de Miñanco, la excuñada y una de sus hijas, así como un empresario que, según el fiscal, actuaba como testaferro del narcotraficante, que han denunciado la «cruzada» que el ministerio público mantiene contra todos ellos. El letrado del empresario añadió que la instrucción de esta causa se hizo «a espaldas de mi cliente», lo que genera «indefensión» y debe ser motivo de su «absolución». Ha añadido que la Fiscalía, treinta años después, «sigue atribuyéndole un delito que no sucedió» y ha vinculado las operaciones inmobiliarias en las que intervino a su actividad como promotor y constructor, al asegurar que si la especulación urbanística fuera delito, «medio país tendría que estar en el banquillo de los acusados». El fiscal del caso, Jesús Calles, ha rechazado las pretensiones de los abogados de los cinco acusados y ha negado que exista «persecución alguna» contra Miñanco y sus colaboradores. Calles explió que los hechos juzgados en Vilagarcía «no son los mismos» y que la prescripción solicitada no debe atenderse porque el blanqueo de capitales se habría producido de forma «continuada» desde el año 1988 y no se trataba de hechos «puntuales». Además, entiende que «no es el momento» de plantear todas estas cuestiones previas, pues estas ya fueron presentadas el pasado mes de febrero, en la sesión en la que la defensa de Sito Miñanco había pedido la recusación del tribunal al considerar que estaba «contaminado» y no sería imparcial. La única intervención de Sito Miñanco y los otros cuatro acusados ante el tribunal se ha limitado a mantener su inocencia, al inicio de la vista oral y a preguntas del presidente de la sección segunda de la Audiencia, al asegurar que no se reconocen como autores de los hechos por los que la Fiscalía solicita seis años de prisión y una multa de 10 millones de euros. El juicio se retomará el próximo lunes, previsiblemente, con la declaración del conocido narcotraficante gallego ante el tribunal.

Fundación Galega contra el Narcotráfico

El presidente de la Fundación Galega contra o Narcotráfico (FGCN), Manuel Couceiro, espera que «la ley caiga» sobre Sito Miñanco y en general sobre todas las personas que se dedican al narcotráfico. «El narcotraficante es un criminal, un sinvergüenza», ha sentenciado hoy Couceiro al ser preguntado por el juicio contra Sito Miñanco por blanqueo de capitales en la Audiencia de Pontevedra. Couceiro ha indicado que «siempre que se detiene y se aplica la ley con urgencia y con tesón a algún narcotraficante nos parece bien y nos parece encomiable». «Nos gusta que no tengan privilegios ni dentro ni fuera, y que el peso de la ley caiga sobre esas personas», ha proclamado.

El presidente de la FGCN ha hecho hincapié en que «los héroes son otros», no los narcotraficantes, a propósito de que «a veces, en ciertas películas o libros parece que el verdugo es una víctima, y las víctimas de verdad son las personas que tienen que ir a la metadona o están en la calle».

Quién es quién en el proceso

La exmujer del capo, la excuñada y la hija mayor se reparten decenas de terrenos

La organización societaria que supuestamente lavaba el dinero de la coca de Sito Miñanco en bienes inmuebles valorados en diez millones de euros sentará también hoy en el banquillo de los acusados a tres mujeres muy próximas a la presunta cabeza pensante del entramado.

El inicio

Josefa Pouso Navazas. La excuñada de Miñanco formó parte de la sociedad que constituyó, el 1 de junio de 1985, la inmobiliaria San Saturnino, centro del blanqueo que se juzga. En 1987 le cedió todos los poderes a su hermana.

En el día a día

María Rosa Pouso Navazas. La exmujer ejerce de encargada de la inmobiliaria desde 1987 y su nombre figura en decenas de operaciones de compra de terrenos. Su defensa niega que sea testaferro de su exmarido, como sostiene la Fiscalía.

Etapa final

Rosa María Prado Pouso. A la hija mayor se la acusa de prestarse a adquirir bienes con dinero de origen ilícito que no se justifican con sus ingresos por la gestión de una batea de su abuela paterna.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

La Fiscalía rebate los argumentos de los abogados de Sito Miñanco y los otros acusados por blanqueo de 10 millones de euros del narcotráfico