Victoria copera en el último segundo para el Teucro

El Nava plantó cara hasta el final en un duelo que logró dominar por momentos, pero que se le acabó escapando


POntevedra

Segundo partido en siete días para el Teucro, que tiene por delante todavía un encuentro liguero contra el Irún el próximo sábado. No se adelanten los acontecimientos. El Teucro disputó ayer su primer partido de Copa del Rey ante un Nava que prometía ser complicado y correoso pese a situarse en una categoría por debajo de los lerezanos. Los segovianos dieron más guerra de la que cabría sospechar a unos pontevedreses que por momentos acumularon demasiados fallos, pero que supieron redimirse en los últimos segundos de partido. Ajustado, pero igualmente válido.

Los de Montes pisaron la pista con seguridad. Dominaron y consiguieron imprimir su propio ritmo durante los primeros quince minutos. Con una diferencia de 5 puntos, el marcador arrojaba una clara ventaja al Teucro al mostrar un 4-9.

No bajó los brazos el Nava ni dejó que se le fuera el partido. Los locales tenían mucho que demostrar, a sabiendas de que no tenían que guardarse nada en el bolsillo, ya que este fin de semana no competirán en liga, a diferencia de los lerezanos.

El Teucro recibió los envites del equipo rival, que poco a poco fue encontrando su sitio sobre la pista y lograron eliminar la ventaja numérica del marcador. Al descanso, el resultado era el mismo para ambos, 15-15. Necesitaban hacer más los de Montes, que no acababan de volver al juego mostrado en los primeros compases del duelo.

Curiosamente, en la segunda parte ninguno de los dos equipos consiguió imponerse al otro. Ni siquiera por la diferencia física que uno podría imaginar al ser escuadras de diferentes categorías. Ni el Teucro consiguió apretar el acelerador, ni el Nava dejó de seguir a su vera.

A ocho minutos del final, los locales habían conseguido poner en el luminoso un 26-24 que iba a tener que luchar, y mucho, los pontevedreses para poder hacerse con la victoria.

No dejó Santana aumentar la diferencia, tampoco el travesaño de su portería, que con un golpe de suerte protegía al Teucro de ponerse a tres de los locales. Con todo, El Nava logró marcar tras un error gravísimo de la defensa azul, al no coger un rebote sencillo tras una gran parada de su portero. Inmediatamente respondió con efectividad en ataque y empataron el encuentro los de Montes.

Sufrieron más los segovianos cuando Adrián Rosales abandonó el juego por una posible lesión. Un jarro de agua fría a una escuadra que se estaba mostrando especialmente cómoda sobre su pista.

A tres minutos, el luminoso anunciaba un empate más que igualado. Los detalles lo decidirían todo. El público del pabellón estalló en la recta final gracias a las paradas de su guardameta, que logró parar dos disparos consecutivos de Cutura.

Un punto arriba el Nava, a falta de un minuto, los pontevedreses necesitaban encontrar algo más que un hueco para poder brillar y salir airosos de su visita. Empate a cuarenta segundos y último ataque local. Lo fallan. Tiempo muerto a diez segundos para el final. La jugada del técnico azul funciona e Iván marca. El Teucro pasa.

Momento para los lerezanos de celebración pero no de descanso. El sábado se medirán a un poderoso Irún a domicilio. Por delante les queda un viaje y dos días tierras en tierras ajenas. La primera parada de la expedición ha salido bien.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Victoria copera en el último segundo para el Teucro