«Se va a quedar fuera mucha gente, casi hay que vivir debajo del puente para tener el descuento»


pontevedra / la voz

María Álvarez responde con un «muchísima» cuando se le pregunta si hay o no preocupación entre los ciudadanos pontevedreses por el bono social eléctrico. Dice que en la Asociación de Consumidores Rías Baixas están ayudando a un buen número de personas a renovar ese descuento para que no pasen a pagar la tarifa normal, pero que tienen una sensación de impotencia grande.

-¿Qué es lo que ocurre, por qué esa sensación de impotencia?

-Porque se va a quedar fuera mucha gente, casi hay que vivir debajo de un puente para tener el descuento. Nosotros cuando llega el abonado en cuestión le miramos los datos económicos y ya sabemos si va a poder renovar el bono social que tenía hasta ahora o no. Y hay mucha gente que no lo tendrá porque, como digo, es necesario tener una situación económica muy peliaguda para que te lo den. Y ocurre que muchas veces no se tienen en cuenta cuestiones importantes, como que hay personas mayores que, aunque cuenten con buenas pensiones, están manteniendo a hijos y a nietos, ayudan a pagar alquileres, facturas... es tremendo.

-Hay colectivos que están incluidos sí o sí en el bono, como las familias numerosas...

-Ese es el criterio más estúpido. No todas las familias numerosas necesitan el bono, también habría que mirar sus ingresos. La hija de Aznar, por poner un ejemplo de tantos que hay, tiene familia numerosa. ¿También ella necesita el bono social?

-¿Han tramitado muchas renovaciones en su oficina?

-Hemos tramitado 150, pero muchas han venido denegadas. Hay gente que contaba con el bono porque tenía baja potencia en su domicilio y ahora, solo por ese hecho, ya no te lo dan. Te miran también los ingresos. Y muchas de esas personas no entran.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Se va a quedar fuera mucha gente, casi hay que vivir debajo del puente para tener el descuento»