Vilatuxe se vuelca con su párroco

Los vecinos tributaron un homenaje a Eliseo García tras lograr la restauración de la iglesia, la séptima en su carrera sacerdotal


Lalín / la voz

Después de medio siglo de labor sacerdotal, Eliseo García recibía ayer un homenaje muy especial de los vecinos de la parroquia lalinense de Vilatuxe. Quisieron organizar una comida en su honor como agradecimiento por impulsar la restauración de la iglesia, además del retablo del altar mayor y las imágenes. Con el templo a rebosar, con más de doscientas personas en su interior, se oficiaba una misa para después descubrirse una placa en recuerdo de la «entrega y dedicación» de este sacerdote de 79 años, natural de Anzo, para sacar adelante un proyecto que requirió tocar muchas puertas para su financiación.

Bajo una carpa continuó la celebración con una comida que compartieron alrededor de 150 personas con Eliseo García. El párroco lalinense dijo sentirse muy emocionado por un homenaje que no esperaba, el segundo en su ya dilatada vida como religioso, ya que hace una década recibía otro reconocimiento muy multitudinario en Taboada (Lugo), donde ejerció durante 36 años, también impulsando otras restauraciones de iglesias, entre ellas dos románicas. Una lista la que acaba de engrosar la de Vilatuxe, la séptima, requiriendo esta última más esfuerzos dada la inversión mas importante por el deterioro de la cubierta.

«Los feligreses colaboraron muy bien porque la iglesia estaba muy abandonada, se volcaron en mis indicaciones», recordaba ayer el párroco lalinense, quien también incidió en las ayudas recibidas del Obispado de Lugo, Concello, Diputación de Pontevedra y Xunta. Con precisión matemática incidía en que fueron necesarios 159.092 euros para acometer los trabajos, ya finalizados en cubierta y retablo, pendientes de recibir un par de imágenes de todas las que se llevaron a restaurar. Agradeció Eliseo García el afecto mostrado por sus convecinos, con un homenaje que «no se mide por su valor material sino por el espiritual, toda una satisfacción por un sacerdote».

Las primeras gestiones para reparar el templo de Vilatuxe comenzaron en el 2013. Cinco años después concluyeron tras muchos trámites administrativos y esfuerzos para cubrir el coste de las obras. Tras 53 años de sacerdocio y a sus 79, Eliseo García recalcaba su intención de continuar mientras siga bien de salud. El cariño recibido en días como ayer sin duda sirve de estímulo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Vilatuxe se vuelca con su párroco