«Ilusión» y «cero presión», las claves para el Monte Porreiro

El equipo de tenis de mesa local debutará este domingo en la Superdivisión


Pontevedra / La VOZ

La hazaña se consiguió hace unos meses. Un ascenso meritorio, trabajado e ilusionante para el Monte Porreiro, que ahora comienza el verdadero sueño, su trayecto por la Superdivisión de tenis de mesa, la más alta competición nacional de esta modalidad deportiva.

«Sentimos un poco de todo. Hay ilusión, hay expectación... Es un debut en algo desconocido», explica Nando Álvarez, el técnico del equipo. No es un terreno que no hayan ya saboreado, pues al primer equipo con el que se enfrentarán, el San Sebastián de los Reyes, ya tuvieron la suerte de enfrentarse anteriormente en otros torneos.

Por delante queda todo un año para aprender y disfrutar, pues de lo que se tratará. Álvarez quiere dejar claro que la ilusión será primordial, que este es un año para disfrutar y dejar cualquier tipo de presión de lado. No la habrá.

¿Cuáles serán los principales cambios a los que se enfrentarán los jugadores del Monte Porreiro? Primeramente un subidón físico importante. Los rivales de la Superdivisión se encuentran entre la élite de este deporte. Serán más duros, más ágiles en los intercambios y los puntos crecerán en duración e intensidad.

«Hemos tratado de realizar una pretemporada acorde a las nuevas dificultades», señala el técnico. «Es complejo entrenar a jugadores para esta liga porque todo en ella se vuelve relevante, desde el estado físico del jugador hasta la táctica que el adiestrador tenga en mente».

En ese sentido, ahora las preparaciones para los partidos serán muy diferentes, y el papel de Nando Álvarez será fundamental y se centrará en ver vídeos de los próximos rivales y buscar en ellos sus puntos débiles y la mejor manera de actuar a lo largo del partido.

Nacho Fernández, Nicolás Galvano, Horacio Cifuentes y Pedro Fernández componen un equipo que está dispuesto a darlo todo, y que tendrá que pasar un período de adaptación bastante veloz.

Por otra parte, es conveniente resaltar el cambio de normativa implementado por la federación española. Ahora, los jugadores del filial no podrán participar en esta categoría a no ser que tengan una puntuación mínima, por lo que Álvarez no podrá contar con ellos a lo largo del curso competitivo. Es por ello que ya se ha trabajado en el fichaje del egipcio Mohamed Alí, que este año militó en la primera liga turca. Llegará en noviembre.

El domingo, a las 11 horas, el Monte Porreiro se estrenará en la máxima categoría nacional en casa, en el pabellón del Príncipe Felipe. Una cita que, seguro, no olvidarán sus integrantes, a expensas de lo que este curso ocurra.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Ilusión» y «cero presión», las claves para el Monte Porreiro