Paula, Paloma y Miriam, las hermanas de oro de la vela gallega

Con un envidiable palmarés en su corta carrera, las tres jóvenes regatistas ya preparan próximos retos

s.b.

Lo que comenzó para Paula González como un curso de una semana en el 2009, ha acabado siendo una realidad para ella y sus dos hermanas Paloma y Miriam. «A mí al principio no me gustaba demasiado», comenta Paloma. Después de un comienzo casi de rebote, las tres representan hoy el presente y el futuro más inmediato de la vela gallega.

Hoy, su palmarés ocuparía demasiadas líneas aunque lo conseguido no parece algo que les obsesione, siempre con una meta por cumplir en el horizonte. «Queremos navegar en otros barcos», apunta Paloma. «Y estar más arriba en la general y ganar el júnior, que este año quedamos terceras», añade Paula. Ambas acaban de coronarse con un oro el Campeonato del Mundo de clase vaurien en vela ligera en la lejana localidad de Travemünde. A la ciudad alemana tuvieron que desplazarse en autocaravana. «La ida costó pero la vuelta se nos pasó rapidísimo», comenta Paloma. «En la caravana dormíamos y teníamos comida». Porque a este nivel, el más alto en vela, los desplazamientos se hacen así. Y ni hablar de dedicarse única y exclusivamente a la vela. Como deporte minoritario, los patrocinios y las ayudas escasean y la mayor parte de deportistas deben costearse con sus familias los gastos de una afición que aspiran a convertir en su profesión. «Nuestros patrocinadores son principalmente nuestros padres», dice Paula. «Vela solo es imposible», incide Miriam. «Por muy bueno que seas», apostilla Paloma.

Miriam es la mayor de todas y ahora compagina la práctica deportiva con su carrera de ADE. Paula estudia Enfermería y Paloma comenzará 2º de Bachillerato. Todas dedican muchas horas a la semana a mejorar y no todo la preparación es sobre un barco. Paula toma la palabra y suelta de carrerilla todas los compromisos de las hermanas a la semana. Fútbol «para fortalecer las piernas», clases e intensivo durante los fines de semana sobre un barco de vela.

Además, todo queda en familia. Han ido formando equipo y compitiendo juntas mientras se lo permitía la categoría. «Primero competí con Miriam -dice Paula- pero después me dejó para que aprovechase mi año juvenil y ahora estoy con Paloma» mientras su hermana sonríe a su lado. Si se les pregunta por eso de competir en familia, ambas destacan que así «pueden exigirse» al máximo. «Paloma y yo somos muy explosivas y nos lanzamos picaditas» dice Paula, a lo que Paloma por alusiones añade entre risas: «soy muy competitiva».

Las hermanas González ahora transmiten esa competitividad y el amor por la vela dando clases a otros jóvenes que, como ellas, empiezan en Raxó a surcar las rías. Sin dejar de lado el lugar donde todo comenzó «por probar», las jóvenes regatistas seguirán compitiendo con toda la ilusión del mundo. Siempre habrá retos que cumplir y, mejor, si todo queda entre hermanas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

Paula, Paloma y Miriam, las hermanas de oro de la vela gallega