Diego Ventura: «Ni en sueños creía que podía llegar a cortar un rabo en la feria de San Isidro»

El lisboeta espera que el triunfo histórico logrado en Madrid le permita abrir las plazas donde está, por así decirlo, vetado


Pontevedra / La voz

Espectacular. Este es el mejor término que define la temporada de Diego Ventura (Lisboa, Portugal, 1982), quien debutó en la feria taurina de A Peregrina hace ya siete años: «Esta temporada está siendo genial, increíble, con triunfos muy rotundos en plazas con mucha historia. Es una temporada ni soñada».

-¿Qué sintió al recibir el rabo en Las Ventas, convirtiéndose en el primer rejoneador que logra tal triunfo?

-Aquello fue algo mágico. Ni en sueños creía que podía llegar a lograr ese rabo porque sabemos que Madrid es muy difícil y se tienen que juntar muchas cosas para poder triunfar. Si ya es difícil cortar una oreja, imagínese un rabo. Son cosas con las que uno sueña desde pequeño y que ve muy difíciles de alcanzar, pero, gracias a Dios, he tenido esa suerte de conseguirlo.

-Y ahora regresa a Pontevedra, una plaza en la que en prácticamente todas sus apariciones terminó abriendo la puerta grande.

-Sí. La afición de Pontevedra siempre me ha acogido con muchísimo cariño. Es de esas plazas en las que a uno le gusta estar y más ahora que todos sabemos la fuerza que están haciendo los antitaurinos. Esto es suficiente para que con más ganas estemos y, de paso, demostrar que existe esa gran afición en Pontevedra.

-¿Qué es lo que más le gusta de esta ciudad?

-Todo. La verdad es que todo. Empezando por su gastronomía y sus paisajes. Vengo de la zona del sur donde en esta época del año está tan seco y ver el verde de Pontevedra... pero también me gusta el encanto de la ciudad, el cariño de la gente, su simpatía, el trato que le dan a uno... La verdad es que reúne muchas cosas que te enamoran.

-Quizás uno de los aspectos negativos de su profesión de rejoneador es que no siempre se pueden conocer las localidades donde se torea, ¿no es así?

-Como bien dice no siempre se viaja y se conoce. Muchas veces nos limitamos al hotel, la plaza y poco más. Es una gran pena. Pero no es el caso de Pontevedra. A mí me enamoró. El norte, como saben los aficionados, es una zona que piso poco, pero gracias a plazas como la de aquí, o las de Gijón y Santander, que son las únicas que suelo pisar a lo largo del año, afronto cada tarde en ellas como algo personal y, sobre todo, con la ilusión de poder triunfar.

-Alude a estas tres plazas en concreto porque en la mayoría del norte existe un, por así llamarlo, veto a Diego Ventura.

-Sí. Desgraciadamente, en plazas como Pamplona o Bilbao no me dejan dar ese paso que uno quiere. Quiero que sea un punto y aparte y que confío mucho que el año que viene, con el rabo de Madrid, se puedan abrir esas plazas...

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Diego Ventura: «Ni en sueños creía que podía llegar a cortar un rabo en la feria de San Isidro»