¿El cóctel? Sin alcohol, por favor

Qué los menores conozcan los riesgos del alcohol y tengan alternativas de ocio es el objetivo de una iniciativa de Portas


Barro / La voz

Tiempo de verano, tiempo de sol y playa, pero también de terraceo. Y claro, en muchas ocasiones, la climatología invita a una cerveza, un combinado o, cada vez más habitualmente, un cóctel.

Sin embargo, sobre todo cuando se trata de menores, su consumo puede derivar en una grave adicción. De hecho, el Ministerio de Sanidad ha constatado que este consumo «suele iniciarse en España alrededor de los 13 años», de tal modo que, «en la actualidad, el alcohol está muy presente en el tiempo libre y en las relaciones sociales de los jóvenes», muchos de ellos adolescentes.

Es una realidad que tienen muy presente en Concellos como los de Barro, Cuntis, Moraña y Portas, los cuales pusieron en marcha un Proxecto de Prevención de Drogodependencias e Outras Condutas Aditivas que, en los últimos días, se ha traducido en un curso de cócteles saludables sin alcohol. «En verano hacemos actividades que promueven hábitos saludables y de prevención del consumo de drogas, pero centrado en el ocio», precisó Julia Búa Núñez, técnica de prevención de drogodependencias de estos cuatro concellos.

Con respecto al consumo de alcohol por parte de menores, en el ámbito de estos cuatro ayuntamientos pontevedreses no se ha detectado una conflictividad específica: «La problemática que existe con el inicio de la ingestión de alcohol y su abuso por la juventud es general a nivel de toda España», acotó Búa Núñez.

De este modo, más de cuarenta jóvenes, muchos de los cuales asistían a un campus de verano de inglés que impartía la UNED en Portas, tomaron parte en una iniciativa en la que, por un lado, se les informó de que el consumo de alcohol por parte de gente de su edad no es, ni mucho menos, sinónimo de diversión y, por otro, se les ofreció una serie de bebidas alternativas que, además, son saludables. Es el caso de los mojitos virgin o de otros cócteles en los que la base son distintas fruta, pulpa natural y siropes sabores variados, los cócteles frozen -similares a granizados- y yogures helados.

Demostraciones prácticas

Así, combinando un mensaje didáctico con demostraciones prácticas en el CPI Domingo Fontán de Portas de cómo se realizan estos combinados, se trata de que el mensaje vaya calando en la juventud. Y desterrar, de paso, falsos mitos, como el que afirma que ingerir cuatro o cinco copas en un fin de semana no tiene repercusión alguna sobre la salud. A fin de cuentas, desde Sanidad aseguran que el consumo por parte de adolescente no solo tiene graves efectos sobre su salud física, sino también sobre la psíquica y la social, al tiempo que aumenta la probabilidad de ser dependiente del alcohol en la edad adulta

Los datos que manejan las autoridades sanitarias son especialmente preocupantes, toda vez que se ha extendido la costumbre de beber en atracón, el denominado binge drinking o consumo intenso de alcohol en un escaso lapso de tiempo. Esto se suma a que la estadística refleja que el 75,1 % -tres de cada cuatro- de los adolescentes de entre 14 y 18 años ha ingerido alcohol alguna vez en su vida, mientras que tres de cada cinco menores se han emborrachado en alguna ocasión y uno de cada tres lo ha hecho en los últimos treinta días. De hecho, el alcohol es la droga más extendida en este tramo de edad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

¿El cóctel? Sin alcohol, por favor