«Es un lugar fabuloso para volar»

David Fernández destaca las características de las instalaciones de Mazaricos como lugar de formación


mazaricos / la voz

Mazaricos se convertirá, dentro de muy poco tiempo, en un centro de formación de pilotos y el cielo barbanzano, en el lugar en el que estos realizarán sus prácticas de vuelo. Esa es, al menos, la intención de la escuela de pilotos de avión comercial Aeroflota del Noroeste (AFN), que ha suscrito un acuerdo de colaboración con el aeródromo de A Fervenza para utilizar sus instalaciones como centro de operaciones.

«Es un aeródromo magnífico que, además de ampliar nuestra oferta formativa a la franja sur de la provincia, nos permite disponer de un lugar privilegiado para realizar las prácticas, gracias al amplio espacio aéreo del que disponemos en esa zona para desarrollar las maniobras a diferentes altitudes lejos de la interferencia de los tráficos comerciales de Coruña y Santiago. Barbanza es un lugar fabuloso para volar», apunta David Fernández Bermúdez, director de operaciones de AFN, que lleva más de 20 años formando pilotos de líneas aéreas en el aeropuerto de A Coruña, base principal de la empresa.

A lo largo de este período han enseñado a profesionales que ejercen en muchas de las líneas aéreas más importantes a nivel mundial. La escuela cuenta con un alto grado de especialización y una flota de siete aeronaves que cubren todas las necesidades técnicas de los alumnos. «En otoño inauguraremos un centro de simuladores de vuelo que pondrá a disposición de nuestros futuros pilotos las más avanzadas y modernas tecnologías», señala el instructor, al tiempo que explica que «durante su aprendizaje, los alumnos tienen formación teórica, de simulación y de vuelo. En esta última fase viajan a aeropuertos internacionales y hacen vuelos de entrenamiento, para lo cual hemos elegido la comarca barbanzana».

Iniciativa destacable

En este sentido, Fernández Bermúdez se deshace en elogios hacia las instalaciones de Mazaricos donde, además de obtener el título de piloto de ultraligeros será posible, a partir de ahora, iniciarse también en la formación para vuelos comerciales. «Desde nuestro centro creemos que es vital apoyar iniciativas como la de ese aeródromo, pues resultan fundamentales para el desarrollo de la aviación general. Ante la actual escasez de pilotos a nivel mundial, iniciativas como las de A Fervenza ayudan mucho a que podamos alcanzar nuestro objetivo de ofrecer a las líneas aéreas lo que necesitan actualmente».

Hasta el momento han pasado por sus aulas más de 200 alumnos, cifra que se espera aumente gracias a acuerdos como el suscrito entre AFN y el aeródromo mazaricano en el que, precisamente, estarán mañana tanto David Fernández como parte del personal de AFN. Las instalaciones del campo de vuelo -situado en el núcleo mazaricano de Pazos, en las inmediaciones del embalse que forma el río Xallas- acogerán la celebración de la jornada anual de puertas abiertas aéreas que cada año organiza el centro de ocio Naturmaz.

Una veintena de aeronaves

El lugar promete ser un magnífico punto de encuentro para los aficionados a los ultraligeros, pues se espera la visita de más de una veintena de estas aeronaves. Los asistentes podrán, además, disfrutar de los vuelos de exhibición que harán los espectaculares aviones Canadair, destinados a la extinción de incendios.

Las actividades comenzarán a las once de la mañana y se prolongarán hasta media tarde. Se ha habilitado un área especial para autocaravanas, zonas de restauración e incluso un servicio de alquiler de kayak para quienes quieran aprovechar y visitar el embalse.

El lugar promete ser un magnífico punto de encuentro para los aficionados

«Ante la escasez de pilotos a nivel mundial, iniciativas como esta ayudan mucho»

La exhibición la harán los aviones Canadair, destinados a la extinción de fuegos

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Es un lugar fabuloso para volar»