Una tradición ancestral que pone a prueba la relación del hombre con el caballo

El curro congregará a algo más de un centenar de equinosEl programa incluye una cena campestre, la actuación de dos orquestas, exhibiciones de monta salvaje y el sorteo de una potra

Los caballos de la Baixa das Bestas de Amil Algo más de un centenar de caballos descansa desde hace unos días en el pastizal próximo al curro de As Brañas después de haber sido trasladados por los miembros de la Asociación Cabalar Monte Acibal.

? Cuando apenas faltan unos días para que arranque una nueva edición de la Baixa de Amil, la número diecinueve, la Asociación Cabalar Monte Acibal ya tiene ultimados todos los detalles, según confirmó Luis Calvo. Este año, en el curro se esperan juntar poco más de un centenar de caballos para ser marcados y rapadas las crines. «Fronte as que tivemos no pasado, é unha cifra mala, pero, despois das mortes que tivemos co lobo, a ver si aguantamos así. Chegamos a ter preto de catrocentas cabezas», añadió al respecto.

Calvo añadió que, por el momento, la sequía de las postrimerías del 2017 y los primeros meses de este año no ha tenido incidencia en la cabaña caballar de la comarca. De igual modo, la Baixa tiene garantizado el relevo generacional por varias decenas de jóvenes que han decidido mantener e impulsar esta tradición ancestral que pone a prueba la relación entre el hombre y los caballos.

El primero de los curros comenzará el sábado a las 19.30 horas, momento en el que los apeitadores separarán, en un primer momento, a los potros de los caballos adultos. Acto seguido, en grupos de tres irán seleccionado las reses que consideren más idóneas para, de este modo, raparlas, marcarlas y montarlas. Las mismas escenas se repetirán en el curro de As Brañas a partir de las doce del mediodía del domingo.

Pero, ¿por qué baixa y no rapa? Según Luis Calvo, esta denominación alude a «cando baixaban antigamente os cabalos dende o pastizal a Amil. Realmente, baixa xa practicamente non é porque as cabezas están recollidas no pastizal para levalas ao curro».

A pesar de que la atención de la Baixa de Amil está centrada, como no podía ser de otra forma, en el curro, se han programado otras actividades paralelas. El sábado, nada más concluir la rapa, dará comienzo una cena campestre y una verbena amenizada por Costa Dorada y Grupo Limón, mientras que el domingo se han previsto exhibiciones de monta salvaje, venta de caballos y el sorteo de una potra, en una jornada amenizada por un grupo de gaitas.

Votación
0 votos
Comentarios

Una tradición ancestral que pone a prueba la relación del hombre con el caballo