Gran Dali, el can más internacional de O Salnés se jubila en China

Después de hacer las Américas y recorrer Europa conquista Asia


santiago / la voz

Gran Dali tiene mucha historia, miles de kilómetros a lomos de su fornida musculatura y una fama internacional que se ha ganado de punta a cabo de la mano de su dueño, Víctor Peón. Resumiendo en tres trazos y un solo enunciado, podría decirse de este can de la raza American Bully que nació en México, viajó a la comarca de O Salnés siendo un cachorro, allí se crio, con poco más de un año hizo las Américas en Los Ángeles, después siguió cogiendo popularidad y renombre en docenas de exposiciones en Europa y ahora disfruta de un retiro dorado en China.

Hace poco más de siete años el can no había nacido y Víctor Peón no podía sospechar que acabaría haciendo de su afición una profesión. Empezó a decidirse cuando quebró la empresas en la que había estado trabajado. Con los ahorros y la indemnización empezó a plantearse lo de hacer del mundo del perro una salida laboral. Y buscando una raza poco conocida en Europa dio con american bully, mucho más popular al otro lado del Atlántico.

Contactó con un criador de México, que le envió los primeros ejemplares y que al poco tiempo le hizo una propuesta. Tenía una buena opción de cruzar una hembra con un can de Estados Unidos, pero no le salían las cuentas. Si ponía el dinero para hacer viable la operación, se comprometía a darle el mejor cachorro de la camada.

Así fue. Aquel día, sin saberlo, fue para Víctor Peón como el día en el que Messi firmó por la cantera del Barça. Se hizo con un ejemplar único que le abrió expectativas inimaginables. Tardó poco en saberlo. Entendió la oportunidad y la aprovechó.

Reconoce que fue un golpe de suerte, en muchos sentidos: «El criador mexicano podía haberme engañado, haberme enviado otro cachorro. Incluso haberse quedado con todo». Pero no.

Y en cuanto empezó a crecer Gran Dali tuvo que tomar una decisión: «Buscando el paralelismo, había que escoger entre formar un esculturista o una bailarina». Apostó por la primera opción.

Con poco más de un año viajó a Los Ángeles, para participar en las competiciones. Acudió a cuatro shows y ganó los cuatro en categoría extreme. Le faltaban cinco puntos para ser considerado Champion, y los sumó enseguida, de vuelta a casa.

De la competición a la exhibición

A partir de ahí decidió aparcar la vertiente competitiva y centrarse en las exposiciones por Europa. Italia, Francia, Holanda... Casi siempre en coche. Al principio, en una furgoneta propia. Después, de alquiler porque le salía más a cuenta.

La notoriedad de Gran Dali llegó a China. Desde allí lo ha reclamado un criador y seleccionador de perros del más alto nivel. Contactó con Víctor Peón para que el can viajase con objeto de dejar descendencia también en Asia. Y allí está, desde el pasado mes de abril, probablemente ya sin billete de vuelta.

«Tiene ya siete años -explica Peón- y si lo hago venir le va a dar una depresión. Allí vive rodeado de lujo».

Algo debió barruntar, porque se quedó con semen congelado para seguir alargando la línea genealógica de Gran Dali en O Salnés. Tiene aún para unas cuantas camadas más. Cada cachorro suele venderse a partir de los 2.000 euros. Su mercado no tiene fronteras, China se incorpora con fuerza. Y de la producción de Gran Dali allí una parte revierte en O Salnés. Aunque para Peón Gran Dali nunca tendrá precio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
24 votos
Comentarios

Gran Dali, el can más internacional de O Salnés se jubila en China