Fomento incluye a Mollavao entre la zonas sensibles por ruidos de la AP-9

Pese a admitir el problema, el ministerio deja la posible solución en manos de Audasa

.

Pontevedra / La voz

El barrio de Mollavao tiene un problema con la autopista. No es nada nuevo, de hecho es un problema de hace décadas: el puente de la AP-9 que cruza la ría pasa muy cerca de los edificios y el ruido es constante. No tanto por los motores de los coches, que también, sino por el paso de los coches sobre las juntas de dilatación del puente. La situación es conocida desde que se construyó el puente, y regularmente llega a las Administraciones algún tipo de queja. Una de las demandas del colectivo Mollavao Sí -que se ha significado en los últimos meses en defensa del barrio- es que se instalen barreras antirruidos en la zona.

El asunto ha vuelto a llegar al Congreso de los Diputados, por partida doble. En octubre del año pasado fue el diputado socialista Guillermo Meijón el que preguntó al Gobierno si está dispuesto «a atender las reclamaciones de los vecinos y estudiar e implantar soluciones técnicas que permitan reducir el ruido». Más recientemente, en enero, fue la representante pontevedresa de En Marea, Ángela Rodríguez, la que se hizo eco también de las demandas vecinales. «¿Qué medidas tiene previsto poner en marcha el Gobierno para reducir el ruido provocado por el tránsito de la AP-9 a su paso por Mollavao?»·, fue la pregunta que formuló la diputada.

La respuesta acaba de hacerse pública y da una de cal y otra de arena. Así, por un lado el Ministerio de Fomento admite la existencia del problema, ya que el tramo que afecta al puente «ha sido incluido como zona de actuación dentro del Plan de Acción Contra el Ruido en los Grandes Ejes Viarios de las carreteras de la red del Estado en régimen de concesión». Se trata este de un documento que ya ha sido sometido al trámite de información pública, y se subraya que el Ministerio «tiene el máximo interés en avanzar en las soluciones para los problemas del ruido».

Pero al mismo tiempo, la respuesta parlamentaria deja un poso de decepción para los vecinos de la zona, ya que señala que «la ejecución de actuaciones corresponde a la sociedad concesionaria». Es decir, que Fomento admite que hay un problema de ruido en Mollavao, pero deja la posible solución en manos de Audasa. Y mientras ambas partes llegan a un acuerdo, los coches siguen pasando y molestando a los vecinos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Fomento incluye a Mollavao entre la zonas sensibles por ruidos de la AP-9