Los cultivos de marihuana se disparan en las Rías Baixas

En apenas cuatro años, las incautaciones de plantas se incrementaron un 190 %


Pontevedra / la voz

El Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías, en un informe que acaba de publicar, recoge que la marihuana, junto con los derivados cannábicos, es la droga ilegal «más habitual» y «cuyo consumo se concentra principalmente entre los adolescentes y los adultos menores de 35 años». Es una realidad a la que no es ajena Pontevedra, toda vez que en los últimos años, y a tenor de las incautaciones por parte de los cuerpos policiales, los cultivos de marihuana se han disparado en toda la provincia.

De hecho, en apenas cuatro años, los decomisos de esta sustancia estupefaciente en las Rías Baixas se han incrementado cerca de un 190 %. Así se lo ha confirmado estos días el Ministerio del Interior al diputado socialista Antonio Hurtado al precisar que, mientras en el 2013 se intervinieron en la provincia un total de 2.306 plantas de marihuana, en el 2016 -los datos del 2017 aún no han sido cuantificados- fueron 6.681.

Esta situación contrasta con el resto de provincias gallegas. En Lugo, las intervenciones apenas superaron el medio centenar de plantas, en Ourense fueron 116 las aprehendidas y en A Coruña fueron 1.744, tres veces más que los decomisos de hace cuatro años.

Estas incautaciones han venido acompañados, en la mayor parte de las ocasiones, por detenciones. En este punto, en el 2016, fueron 314 las personas arrestadas en la provincia por tráfico de drogas -no se hace desglose por sustancias-, la cifra más elevada desde el 2013, pero inferior a las 375 del 2012 o las 361 del año anterior.

Arrestado en Eduardo Pondal

En este marco, la detención más reciente por este delito en la ciudad del Lérez se produjo la madrugada del pasado jueves en la calle Eduardo Pondal y fue el colofón a un operativo que se inició a raíz de una serie de quejas vecinales. Las informaciones de las que disponía la Policía Local aludían a un joven que estaría trapicheando en su domicilio y en el portal de su edificio, de tal modo que se estableció una vigilancia el miércoles y jueves.

Agentes municipales pudieron observar dos supuestas transacciones que determinaron la identificación de los compradores, los cuales fueron denunciados por vía administrativa y el hachís les fue intervenido. Esta circunstancia no es un hecho aislado, toda vez que el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías ha venido constatando que «ocho de cada diez infracciones administrativas están asociadas al consumo o tenencia de esta droga».

En todo caso, y tras identificar a los compradores, la Policía Local procedió a la detención del sospechoso, un pontevedrés de 24 años, que, presumiblemente quedó en libertad con cargos. Desde este cuerpo destacaron ayer que, con este arresto, se considera desarticulado un punto de venta de droga en la ciudad.

Los investigadores tienen claro que la marihuana que se interviene en la provincia procede, sino en su totalidad, sí que en un porcentaje que supera el 95 %, de cultivos autóctonos o del norte de Portugal. Cuestión distinta son sus derivados, como el hachís, que son importados. De hecho, el propio observatorio reconoce que, por un lado, «la producción [de cultivos] ha aumentado desde el 2009 para satisfacer la demanda local», mientras que, paralelamente, «casi la totalidad de la resina de cannabis incautada (...) procede directamente de Marruecos».

Alerta sanitaria

Como consecuencia de este incremento, los indicadores que manejan en el organismo europeo refieren una cierta alerta sanitaria. El cannabis se ha ido convirtiendo gradualmente en la principal sustancia que consumen quienes reciben tratamiento por primera vez. Solo en el 2016, un total de 11.386 personas en toda España requirieron atención médica por adicción a esta droga.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los cultivos de marihuana se disparan en las Rías Baixas