De los Andes a Compostela a través de O Salnés

Dos novios de La Paz, Mariel Vargas y Mauricio Ovando, realizan el camino más cercano al litoral gallego para su visita al «tata» Santiago


sanxenxo / la voz

Para una persona que vive en la cordillera más elevada de América y en un país donde el mar está a cientos de kilómetros, la ruta jacobea por la costa tiene un enorme atractivo. Si a este factor se le añade la devoción religiosa por Santiago y un camino que atraviesa paisajes naturales de gran belleza, la opción es irresistible. Es lo que pensaron Mariel Vargas, 28 años, y Mauricio Ovando, de 31 años. Ambos son bolivianos, vecinos de La Paz y novios -la boda está prevista para junio-. Mariel es la promotora de un viaje inolvidable para los dos que comenzó en A Guarda y acabó en Compostela, siguiendo una ruta que enlazó el Camino por la Costa, impulsado por la Diputación el año pasado y que tiene su punto de salida en A Guarda, con la Ruta do Pai Sarmiento, que va desde Pontevedra hasta Valga bordeando O Salnés.

La decisión de hacer la ruta salió de Mariel, que está en Santiago realizando una maestría en Ciencias de la Familia en la USC. Se define como una persona «muy devota del tata Santiago, que es así como llamamos en Bolivia al apóstol». Lleva meses residiendo en la capital gallega y curiosamente se resistió hasta hace poco en hacer lo que todo católico romano que se precie hace si pasa un tiempo en Compostela. Aguantó las ganas de abrazar al apóstol en el altar mayor de la catedral hasta que lo pudo hacer como remate de su peregrinaje.

Mauricio vino a España para pasar un tiempo conociendo el país acompañando a su futura mujer y cuando sopesaron las distintas opciones de rutas jacobeas no se lo pensaron mucho. El océano tiene un encanto tan especial que no les costó decidirse. «Vivimos en un país sin mar y cuanto más tiempo pasamos al lado del mar mejor, además si se une que está en el Camino de Santiago, es perfecto», incide Mauricio.

Ambos peregrinos iniciaron su periplo en A Guarda, con una visita al monte Trega, donde los restos de la antigua citania de hace más de dos mil años impresionaron a estos dos jóvenes sudamericanos. El camino siguió avanzando en dirección norte, a través del Baixo Miño, la comarca de Vigo y su entronque con el Camino Portugués antes de llegar a Pontevedra. Aquí es donde empezaron a encontrarse con más peregrinos en la ruta. Destacan que tuvieron para ellos solos todo el Camino desde su partida hasta casi llegar a la ciudad del Lérez.

Fue precisamente en Pontevedra donde escucharon hablar de la Ruta do Pai Sarmiento. «Leímos la historia del padre Sarmiento y nos gustó su motivación por que la gente conozca también la naturaleza y llegar a Santiago en peregrinaje también. Esto nos ha gustado porque es muy cercano a la naturaleza», precisó Mariel.

«Amo Galicia»

El resultado de la experiencia del tránsito por O Salnés no defraudó. Portonovo, Paxariñas, Montalvo, Major, punta Faxilda, la ermita de A Lanzada, se fueron sucediendo en un listado de parajes naturales cada cual más impresionante para dos peregrinos deseosos de retener en la retina todo lo que pudiesen de la costa pontevedresa.

«Amo Galicia, estoy enamorada de Galicia. Me encantan sus paisajes. Es todo tan verde y las construcciones antiguas como el castro de A Guarda y realmente estos paisajes son alucinantes», añade.

Es la primera vez que Mariel y Mauricio están en Galicia y no se arrepienten de la decisión de hacer la ruta jacobea. «Es una experiencia bellísima como ser humano. Nos casamos en junio y este es un reto muy lindo como pareja. Venimos hablando de varios temas también, desde luego, y las vistas también te llevan a una introspección personal muy buena», indica Mariel. Para ella, el marcarse una meta en cada etapa, aún cuando se encuentra cansada y también saber que hay que seguir adelante, pese a las molestias y desacuerdos puntuales, son un ejemplo de cómo actuar. «Hacer el Camino es como la vida misma», resume. «Esta experiencia sirve para fortalecer nuestra relación y cumplir nuestras metas como pareja, la idea es seguir adelante», concluye Mauricio. Y así, paso a paso en la ruta mil veces transitada a Compostela, estos novios afrontan su futuro con optimismo.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
0 votos
Comentarios

De los Andes a Compostela a través de O Salnés