Noalla contacta con el espacio exterior

Escolares del Telleiro miden la temperatura de la Estación Espacial Internacional


sanxenxo / la voz

Emulando la famosa frase «Houston, tenemos un problema», cuatro alumnos del CEIP Telleiro, en la parroquia sanxenxina de Noalla, lograron contactar con el espacio exterior. No lo hicieron con la NASA, pero sí con la Estación Espacial Internacional. Fue una primera iniciativa para poner a prueba sus nuevos conocimientos informáticos en un programa educativo impulsado de forma conjunta por la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Fundación Raspberry.

El portavoz del ANPA Telleiro, Manuel Fraga, explicó que esta iniciativa contó con la colaboración además de dos madres del colegio, Ana Jabois y Alicia Soto, esta última ingeniera aeronáutica y alma mater de la participación de los sanxenxinos en este plan. El equipo lo formaron cuatro escolares que eligieron como distintivo el título de Noallenses y es que ya puestos a contactar con el mundo exterior, los pequeños decidieron dar a conocer el nombre de su parroquia ante las más altas instituciones científicas europeas, que no es poco.

El proyecto educativo se llama AstroPi y cumple varios fines. Por un lado, enseña a los jóvenes participantes a trabajar en equipo, por el otro, les introduce en las nociones básicas de programas informáticos, y por último, les abre los ojos a la actividad de la ESA.

Los pequeños utilizaron uno de los ordenadores que la Fundación Raspberry envió al colegio de Noalla para el programa meteorológico en el que participa el centro. Los responsables de AstroPi les enviaron un código e instrucciones sobre cómo debían actuar para conseguir su objetivo espacial. La meta era, aplicando Phyton, un lenguaje de programación específico, conseguir contactar con la Estación Espacial Internacional y lograr, a través de este proyecto, la medición de la temperatura dentro de las instalaciones. Los pequeños también introdujeron en su actividad un mensaje iconográfico a modo de saludo a los astronautas que se encuentran en las instalaciones. De esta manera, la biblioteca del Telleiro se convirtió en una improvisada NASA desde la que confeccionaron, probaron y enviaron formularios, mensaje y programación a lo largo de dos horas y media de trabajo. Después a los escolares solo les quedaba esperar, con evidentes nervios, al exitoso remate de la experiencia.

El cartero trajo la respuesta. Un certificado de la ESA les comunicó el buen fin de la prueba. El secretario de la ANPA Telleiro, Manuel Fraga, explicó que el informe señalaba que el programa elaborado por los pequeños se ejecutó el 1 de febrero. Eran exactamente las 9.26 horas y cincuenta segundos -hora española-, cuando se realizó la medición de la temperatura dentro de la Estación Espacial Internacional cuando esta se encontraba aproximadamente sobrevolando la isla africana de Madagascar. En aquel momento, el mercurio midió 20,9 grados. Misión cumplida.

Los Noalleses recogieron sus certificados y también recibieron un reto. Los responsables del programa AstroPi les comunicaban que, puesto que habían conseguido superar la primera fase de este reto escolar internacional, era el momento de afrontar otro, un poco más complicado. Quien sabe si al final Noalla será una cantera de astronautas o astrofísicos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Noalla contacta con el espacio exterior