Ravachol pone al entroido las luces que faltaron en Nadal

El loro de Don Perfecto irrumpe en el carnaval enfundado en un árbol de Navidad y con todas sus plumas encendidas


Pontevedra / La Voz

¡Ya está aquí Ravachol! El símbolo del carnaval pontevedrés llegó a la ciudad con un mensaje para el alcalde: «Lores, Lores... o barato sae caro». Conocedor de la polémica que se montó en las pasadas Navidades con el árbol de A Ferrería pelado de luces, el loro de Don Perfecto se presentó «disposto a iluminar o entroido con toda a luz que faltou no Nadal, con todas as súas plumas reflectindo, dando quente nestes días de frío e solucionando os graves problemas que padecemos entón por culpa dun alcalde aforrica».

Así, enfundado en un abeto navideño bien cargado de luces, irrumpió en el carnaval tan pícaro, burlón e irreverente como siempre, haciendo de la crítica una forma de «esquecer as penas, a fame do corpo e das ánimas, para encher a nosa cidade de ledicia, festa e troula».

María Simal, miembro de la Irmandade de Ravachol, volvió a hacer de introductora de su presentación ante la sociedad pontevedresa, poniendo el énfasis en que el loro viene un año más fiel a su estilo, haciendo mofa de la realidad local, feliz de encontrarse de nuevo entre sus gentes y de poder sumarse a la fiesta.

La bienvenida al loro se celebró como es habitual en la Praza da Peregrina, delante de la recreación de la Botica de Don Perfecto Feijoo, que este año tuvo que cambiar de ubicación debido a las obras del edificio del Banco Santander. Allí se dieron cita numerosos pontevedreses para comprobar en riguroso directo con qué o con quién se iba a meter este año el mordaz pajarraco.

Espectacular plumaje

Ravachol fue recibido por ilustres personajes de la ciudad vestidos de época y por los músicos del Comando Foucellas, con el gaiteiro Miguel Fraguas, del grupo Foula, al frente. Mientras sonaba la música, los miembros de la Asociación Ricriativa de Xeve le pusieron el disfraz y desvelaron el secreto mejor guardado del entroido. Esta vez, el árbol de Navidad que le enfundaron deja a la vista de manera especial su multicolor plumaje. Mide más o menos los dos metros y medio de altura de siempre y va anclado en una plataforma móvil para facilitar su traslado.

El loro de Don Perfecto está de momento más vivaz que nunca y tras su presentación en sociedad, ha iniciado cinco días de correrías y desenfreno por las calles y plazas de la ciudad. Su primer deseo fue asistir al Festival de Murgas que arrancó ayer en el Pazo da Cultura.

Será el sábado cuando los excesos de estas fiestas hagan mella en él y entonces llegará su luctuoso final. Ese día su velatorio e incineración pondrán fin al entroido, pero hasta entonces todavía queda mucha juerga y diversión por delante.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Ravachol pone al entroido las luces que faltaron en Nadal