La moral del Teucro roza máximos para recibir en casa al Anaitasuna

La victoria ante el Guadalajara y a un rival directo como el Zamora llevaron al equipo a asumir un rol triunfador que le da solvencia en la pista


Pontevedra/ La Voz

El Teucro tiene las espadas en alto. La moral del equipo está en máximos y medirse al Anaitasuna esta noche (20.30 horas) en casa no asusta a ninguno de sus jugadores. Dani Hernández, que ejerce la veteranía ante la ausencia del capitán Carlos García por lesión, reconoce que la segunda vuelta ha arrancado con tanta fuerza que «excepto el Barça, el resto se puede hacer siempre». Lo mismo opina Samu Gómez y el técnico. El mensaje cala entre la plantilla y empieza a trasladarse con precaución a la pista.

Con apenas tres días de preparación desde el partido del sábado en Guadalajara, Quique Domínguez apuraba ayer las claves para acabar con uno de los equipos más potentes del campeonato. «Una de sus principales virtudes es la solidez defensiva, que sumada a sus porteros de garantías, les hace ser muy duros atrás», señalaba el técnico. Dani Hernández, por su parte, fijaba la mirada en jugadores como Nantes u Oswaldo, capaces de hacer gol muy rápido para desestabilizar a los pontevedreses. Sin embargo, aquí no hay miedo, hay motivación. Y no tiene techo. Después de vencer al Guadalajara, próximo rival en Copa del Rey, saben que la permanencia se puede pelear y conseguir. Hacen falta entre 18 y 22 puntos para asegurarla y cuánto antes la consigan, será más tranquilo el tramo final de la competición. El tópico tantas veces repetido de que cada partido es una final adquiere aquí su máxima realidad.

El Teucro está en duodécima posición con 14 puntos. «Nunca se sabe, he visto equipos salvarse con 18 puntos y otros años, descender con 21», confesaba Dani Hernández, que suple a Carlos García en los lanzamientos de penaltis. La baja del capitán le ha convertido en un referente en la posición de central. «Él es el especialista en penaltis, pero yo ya llevo muchos años y todo esto lo asumo como normal», confiesa Hernández, que ayer advertía de que «no hay disculpas para no ganar». Ni las lesiones, ni el potencial rival tienen que hacerles caer de este arranque dominador de la segunda vuelta. «No hemos tenido mucho tiempo de recuperación pero se lleva mucho mejor cuando vienes de hacer un gran partido y de conseguir un punto tan importante. Mentalmente y físicamente estamos preparados para la lucha tú a tú con el Anaitasuna», señala Samu Gómez.

Caminos opuestos

Las aspiraciones del Anaitasuna y del Teucro son opuestas en la competición. Los segundos luchan por la salvación, mientras los primeros miran a Europa. Tanto es así que el partido de esta jornada se disputa entre semana porque el sábado juega en Francia la Copa de Europa frente al Saint Raphael Handball. Aunque en liga se mantienen en quinta posición, están en una racha negativa al conseguir solo cuatro puntos de los 18 posibles. «Está haciendo una campaña irregular, en la que durante los primeros partidos consiguió remontar con aparente facilidad varios encuentros que llegó a perder por cinco o seis goles, pero vendrá con ganas de hacer valer la plantilla que tiene», resume Quique Domínguez.

El equipo quiere el apoyo de la afición. Necesita su «empuje». El Teucro lleva mucho tiempo reclamando atención de la ciudadanía y en especial en los partidos más duros: «Lo vamos a dejar todo en la pista para seguir enganchando a la afición», señalan.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La moral del Teucro roza máximos para recibir en casa al Anaitasuna