«Hacer reír a un niño que está en el hospital es algo maravilloso»

Dice que ayudar a los demás no es un acto generoso, sino egoísta. ¿Por qué? «Porque te aporta muchas cosas»


pontevedra / la voz

Hay personas a las que una simple frase que sale de su boca las define. Ocurre eso con Lorena Martínez Martínez, vecina de Monte Porreiro de 24 años. La entrevista con ella viene dada por su labor como voluntaria en Cruz Roja. Entonces, cuando uno le pregunta qué es lo que la mueve a ayudar a los demás, surge la frase que evidencia su calidad humana: «Yo no considero que ser voluntaria sea un acto de generosidad, sino casi de egoísmo, porque tú aportas cosas pero es mucho más lo que te aporta a ti, te hace crecer como persona».

-Empezó en Cruz Roja hace cuatro años, cuando tenía veinte, ¿por qué se inició en el voluntariado, por qué esas ganas de ayudar?

-Pues por nada en concreto, porque creo que hay que ayudar y punto. Yo entonces estaba estudiando Educación Infantil, tenía tiempo libre y pensé que era una buena forma de ocuparlo. Lo de ir a Cruz Roja fue un poco casualidad, pero la verdad es que estoy muy a gusto.

-¿Qué ocupación tiene como voluntaria en esta entidad?

-Fui pasando por distintos programas juveniles. Por ejemplo, estuve en el de apoyo escolar, ayudando a niños a hacer sus deberes y dando clases de refuerzos. También estuve en el programa de salud, en el que vamos a los institutos a dar charlas sobre sexualidad, drogas o alcohol. Y también me impliqué en la formación de personas menores de edad que se inician como voluntarios. Fui pasando por todo.

-¿Y ahora?

-Actualmente voy una vez a la semana al hospital a acompañar a niños que están ingresados.

-Cuéntenos esa experiencia, la de llegar al hospital para pasar la tarde con un niño ingresado...

-Es muy, muy positiva. Hacer reír a un niño que está en el hospital es algo maravilloso, sales de allí con la autoestima alta, te reporta una satisfacción enorme. Y a ellos también. Suelen estar aburridos en las habitaciones y cuando llegamos tienen un rato de entretenimiento. Jugamos a algo que no sea muy escandaloso, leemos cuentos, hacemos manualidades, globoflexia... buscamos la manera de que sonrían. Lo pasamos muy bien todos.

-Ayer le tocó salir a la calle a reclutar nuevos voluntarios, ¿es esa una tarea fácil, o ya nadie quiere ayudar a nadie?

-Hay de todo. La mayoría de la gente piensa que le quieres vender algo y se aleja pero cuando ven que es sobre el voluntariado le suelen poner interés.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Hacer reír a un niño que está en el hospital es algo maravilloso»