«Hemos abierto otra vía en la quimioprevención del cáncer»

Su equipo desarrolla un estudio para saber si una planta natural reduce la incidencia de tumores en mujeres

.

pontevedra / la voz

El médico Jorge Cameselle Teijeiro (Vigo, 1960) dirige el grupo de investigación en Oncología Clínica de la Asociación Provincial de Diagnosticados de Cáncer de Mama (Adicam). Está al frente del equipo que está realizando un estudio científico para saber si el consumo regular de una planta natural, el kalanchoe -Bryophyllum daigremontianum-, puede prevenir el cáncer. Hoy (20 horas) ofrece una charla junto a sus compañeros Pedro Pablo Gallego y Lidia Rojo en el Teatro Principal de Pontevedra.

-¿En qué fase está el estudio científico que llevan a cabo?

-Llevamos con este estudio, que es un ensayo clínico en fase 3, catorce meses. Previamente habíamos hecho un estudio que duró varios años en el que demostramos la ausencia de toxicidad con las dosis que estábamos usando. De hecho, los resultados de esa investigación se presentaron en un congreso europeo de biotecnología en Chequia. Ahora estamos muy metidos en el ensayo clínico, trabajando como locos. Nos absorbe mucho tiempo, pero tenemos que tener paciencia porque el estudio está diseñado para diez años.

-¿Cuántas mujeres participan en el estudio?

-Poco a poco vamos incorporando más mujeres en la medida en que tenemos capacidad para poder garantizar que todos los meses vamos a dar gratuitamente las botellas con el contenido de Bryophyllum. Tenemos grupos de voluntarias en muchos municipios de la provincia e incluso de fuera. En Pontevedra hay en Meis, Vilagarcía, Tomiño, Tui, además de Vigo y Cangas, donde empezamos. La respuesta de las mujeres es excepcional y la adherencia al estudio nos está sorprendiendo, la fidelidad es maravillosa y estamos muy contentos.

-¿Durante cuánto tiempo participa cada mujer?

-Dos años, aunque puede abandonarlo en el momento que desee. Nosotros lo que hacemos es monitorizar a estas mujeres y vamos siguiendo y estudiando cualquier contratiempo o efecto que nos comentan. El número de mujeres que participan en el estudio es algo que mantenemos en secreto, forma parte de la investigación, pero hablamos de centenares en estos momentos y queremos superar las mil. Hay que hacerlo despacio porque esto se está haciendo sin ánimo de lucro y totalmente gratuito. Vamos incorporando mujeres en la medida en que podemos garantizar el suministro mensual de la botella sin interrupción. Vamos a lanzar en febrero una campaña nueva para agregar más voluntarias porque el funcionamiento de los invernaderos donde se cultiva la planta está siendo positivo.

-¿Cómo es el proceso?

-Desde el punto de vista sociológico es un estudio muy llamativo porque ninguno de nosotros recibe una gratificación. Una ingeniera, Lidia Rojo, es quien se encarga de asesorar a asociaciones de discapacidad que nos prestan sus invernaderos a cambio de terapia ocupacional. Tenemos la patente de la bebida para garantizar la gratuidad de la investigación. Quizá lo más meritorio es que hemos abierto una nueva perspectiva en la quimioprevención del cáncer.

-¿Cuál es la dosis diaria que tienen que tomar?

-La dosis diaria son 10 mililitros, el equivalente a una cucharada sopera, los veinte primeros días de cada mes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
22 votos
Comentarios

«Hemos abierto otra vía en la quimioprevención del cáncer»