Centeno para curar las heridas del monte quemado

M.H. PONTEVEDRA

PONTEVEDRA

Un nuevo batallón de voluntarios esparcieron una tonelada de cereal y paja en Ponte Caldelas

18 nov 2017 . Actualizado a las 21:05 h.

Si cuando venga la lluvia en Ponte Caldelas hay arrastre de cenizas de los incendios hacia los manantiales no podrá decirse que es porque vecinos y Concello no hayan intentando evitarlo. Ayer, nuevamente, en una iniciativa tanto comandada por el Ayuntamiento como por las comunidades de montes, un batallón de voluntarios se puso manos a la obra para esparcir una tonelada de centeno y seguir repartiendo paja que haga de colchón a la ceniza y evite que vaya a parar a los regatos. Todo ello, una vez más, se hizo siguiendo las pautas de los técnicos correspondientes. Ayer se trabajó en zonas como Parada, donde también se plantaron esquejes de avellanos y sauces y una remesa de bellotas de roble. Se continuará con esta labor en fechas próximas. Ya está previsto actuar en puntos como Gradín, A Roca o Barbudo, donde se utilizarán restos de maíz triturado cedido por la misión biológica.