Aumentan los positivos de alcohol y drogas al volante en Pontevedra

El exceso de velocidad encabeza la lista de multas más comunes en la provincia


pontevedra / la voz

El consumo de drogas y alcohol por parte de los conductores es uno de los factores que más preocupa a las autoridades de Tráfico en la provincia, donde en los últimos seis años se ha constatado un crecimiento de este comportamiento incívico en los controles realizados por la Guardia Civil en las carreteras. Esta es una de las conclusiones que se puede extraer de un extenso informe sobre las infracciones más comunes al volante en España, a petición de una pregunta del PSOE en el Congreso. El abultado peso de este factor de riesgo en las carreteras, según esta respuesta parlamentaria, coincide también con el balance del capítulo de seguridad vial en la memoria de la Fiscalía de Pontevedra del 2016. En ese último documento se destacó que en uno de cada dos delitos al volante estuvieron detrás o el alcohol o las drogas en la provincia.

Las cifras del informe de Tráfico preocupan porque no se percibe una tendencia a la baja, sino todo lo contrario. Esta clase de sanciones no ha dejado de crecer. El año 2014 fue la única excepción en la serie, pero se trató de un espejismo muy puntual. En su balance sobre los datos registrados en las carreteras pontevedresas desde el 2011, Tráfico evidencia un incremento en más de mil sanciones al año en Pontevedra por este concepto. Hace seis años, los agentes de la Guardia Civil de Tráfico impusieron 4.577 multas a conductores por positivo en alcohol o drogas. El año pasado esta cifra alcanzó su récord con 5.682 sanciones y en lo que va de este ejercicio, desde enero a julio se interpusieron 2.122 multas. Un incremento de las sanciones por este tipo de infracciones también se ha percibido en A Coruña, una provincia donde durante varios años se había mantenido una tendencia a la baja.

Por su parte, el exceso de velocidad sigue encabezando la lista de las infracciones más comunes en las carreteras en toda Galicia. En el caso de Pontevedra las infracciones detectadas por los radares, tanto fijos como móviles, no solo son las más frecuentes, sino que también son las que aportan, posteriormente, un mayor ingreso a las arcas estatales por multas. Eso sí, en la respuesta parlamentaria no se precisa cuántas se han cobrado de forma voluntaria o en qué proporción se tiene que acudir a la vía administrativa para reclamar la deuda al conductor sancionado.

Asimismo, pese a la obligatoriedad de que los conductores tengan en regla la documentación de sus vehículos y también la ITV aprobada, se siguen detectando numerosos casos donde no se acata la legislación vigente y que, por lo tanto, rematan en una multa. En este sentido, sí que se percibe un cambio de comportamiento de los conductores en un concepto básico: el empleo de casco en motoristas. El año pasado se multó en 116 ocasiones a conductores en la provincia, frente a los 253 de hace seis años.

El uso al teléfono móvil al volante también ha descendido en un tercio respecto a lo que se registraba hace seis años. Es una tendencia que mantiene una caída sostenida desde el 2012 en los viales pontevedreses. En lo que va de año se han denunciado 1.073 conductores por emplear su móvil al conducir.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Aumentan los positivos de alcohol y drogas al volante en Pontevedra