La Feira Franca revienta Pontevedra

La ciudad se vistió de época para disfrutar de «a nai de todas as festas», como apuntó el alcalde


Pontevedra / la voz

Artesanos, canteros, herreros, cesteros, rederas, carpinteros, toneleros, músicos, juglares, campesinos, mesoneros, hilanderas, saltimbanquis, guerreros, arqueros, comerciantes, mendigos, clérigos, damas y cortesanas, caballeros y otras tribus. Pontevedra se vistió de época para revivir su esplendoroso pasado medieval. La ciudad entera volvió a volcarse en la escenificación histórica de la Feira Franca con una participación masiva. Esta implicación ciudadana es, precisamente, lo que hace de esta fiesta «a nai de todas as festas», como apuntó el alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores, quien esta vez eligió un cómodo atuendo de plebeyo para disfrutar con amigos y familiares de la jornada en el centro histórico.

Para estirpe y nobleza, la que lució la presidenta de la Diputación, Carmela Silva. Tanta que ella misma bromeó sobre sus galas de dama de alta alcurnia. «Teño unha amiga que fai traxes tradicionais galegos, de época e doutro tipo de galas, e escollín este porque me pareceu discreto». En su ropaje azul turquesa no cabía ni una perla o joya más. «E iso que lle quitei algunhas para que non fora excesivo», siguió bromeando la presidenta.

Pontevedra estaba ayer a reventar y la Feira Franca creció de tal manera que su expansión extramuros del centro histórico es cada año más patente, desde el Lérez hasta la Alameda y desde Santa Clara hasta San Roque.

En la ciudad sin coches, los atascos fueron provocados en horas punta por las miles de personas que transitaron por los puntos estratégicos de la feria. Una de las mayores aglomeraciones se notó a mediodía en el desfile medieval y la recreación del transporte del vino desde Santa Clara hasta la Peregrina. Y por si quedaba alguna duda de que Pontevedra es una ciudad pensada para las personas, solo había que fijarse en la cantidad de gente con dificultades de movilidad que en sus sillas de ruedas disfrutaron como el que más de la fiesta.

Además, el poder de atracción de la Feira Franca quedó también más que demostrado en la cantidad de visitantes que acudieron a esta cita desde distintos lugares de Galicia y otras latitudes. Madrileños, franceses y hasta coreanos, fueron también testigos de esta «locura festiva».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

La Feira Franca revienta Pontevedra