Trece aspirantes a catedrático llevan a juicio a la Universidad para tener plaza

La oferta del 2013 fue congelada por los recortes y luego cambiaron las condiciones


vigo / la voz

El profesor titular de Historia e Institucións Económicas Rafael Vallejo y otros doce docentes de la misma categoría han llevado a juicio a la Universidad de Vigo por cambiar las condiciones del concurso de promoción interna para obtener una plaza de catedrático. Los afectados tenían opción de acceder al puesto de catedrático en sus respectivas áreas de conocimiento en el 2013, seleccionadas en una fase previa, pero el concurso quedó congelado y no se llegaron a convocar las plazas a causa de un real decreto que impuso recortes presupuestarios.

Tres años después la Universidad cambió las condiciones y la oferta de plazas, por lo que la mayoría de los aspirantes quedaron directamente excluidos. Aunque hay trece reclamantes en los diferentes campus de la institución académica, la cifra de perjudicados es mayor.

El juicio iba a celebrarse ayer en la sala de lo contencioso-administrativo número 1 de Vigo pero fue suspendido por razones ajenas a los litigantes. Los docentes titulares afectados interpusieron su recurso en febrero y lo ampliaron para impugnar una resolución de marzo de la Universidad que acordó que las áreas de conocimiento seleccionadas para la futura convocatoria a catedrático fuesen distintas de las del 2013.

Tres reclamaciones

Los perjudicados piden al juez que obligue a la Universidad a ejecutar el acuerdo de promoción interna y a convocar el concurso en los departamentos seleccionadas en el 2013. También se oponen a que en el 2016 se variasen los criterios para determinar las áreas. Y la tercera reclamación es para que estas últimas sean las mismas del 2013.

El conflicto se produce porque la Universidad cree que tal acuerdo no es ejecutable, ya que los convertiría en una convocatoria restringida, mientras que los reclamantes opinan que es eficaz, eficaz y ejecutable. Alegan que dichas vacantes desaparecieron con los recortes pero nunca se llegaron a eliminar. Fueron seleccionadas para salir a oferta en convocatoria pública pero no se publicitó debido a que la tasa de reposición en la educación impedía ejecutar ese acuerdo.

En el 2015, cambió la normativa y dejó de existir esa limitación presupuestada, pero la Universidad no ejecutó el acuerdo sino que, según los afectados, aprobó otra selección de plazas y un nuevo proceso.

«Ahora que ha desaparecido la tasa de reposición, no hay problema para que las áreas del acuerdo del 2013 salgan a concurso. Sin embargo, la Universidad publicó una nueva normativa de selección de áreas y no sacó a oferta las plazas ya seleccionadas», dicen fuentes próximas al caso. «La mayoría de las nuevas áreas no coinciden con las del 2013, se cambiaron y se variaron las reglas de selección. Los profesores recurrieron inicialmente contra eso», concluye la misma fuente para explicar el procedimiento abierto.

Choque de trenes

Personas cercanas a la Universidad de Vigo califican los hechos de un «choque de trenes» entre los profesores y la institución académica. Recalcan que las nuevas bases son más abiertas porque no se restringen a la promoción interna sino que también incluyen plazas de libre acceso que atraerán a multitud de aspirantes. «En algunas áreas antes sí había plazas y ahora no», explica un experto.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
1 votos
Comentarios

Trece aspirantes a catedrático llevan a juicio a la Universidad para tener plaza