La desaparición de Villaverde Amil sobrevuela un juicio por un fallido alijo de 4 toneladas

Alfredo López Penide
López Penide PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

El fiscal deja ver que la investigación sigue viva y que algunos acusados podrían ser imputados de nuevo

29 mar 2017 . Actualizado a las 05:10 h.

En el banquillo, cuatro acusados por el fallido alijo de cuatro toneladas de hachís del Garbi III. Sin embargo, los nombres propios de esta operación no comparecerán en la Audiencia de Pontevedra. Tanto el pontevedrés José Bernardo Villaverde Amil como el ribeirense José Antonio Pouso Rivas, Pelopincho, permanecen en paradero desconocido desde hace siete años.

Ayer la desaparición del pontevedrés estuvo muy presente en la primera jornada de esta vista oral. Fue en el momento en el que el fiscal tomó la palabra para rebatir la petición de nulidad de las pruebas que solicitaron las defensas. El representante del ministerio público no solo avaló la validez de las mismas y de los medios empleados para obtenerlas, sino que aseguró estar convencido de que alguno de los que ayer estaban en el banquillo podrían tener que volver a pisar la Audiencia para dar algunas explicaciones por la desaparición.

De este modo, dejó entrever que la investigación policial por lo ocurrido con Villaverde Amil sigue viva y que, de hecho, podría haber novedades en un plazo relativamente corto de tiempo.