El historiador de la Brigada Ligera

Coincidiendo con el 50 aniversario de la Brilat, un libro desvela todo el trasfondo de la unidad militar


pontevedra / la voz

No solo es un conocido abogado y jurista coruñés, sino también teniente en la reserva voluntaria dependiente de la Fuerza Logística, presidente de la Asociación de Historia y Cultura Militar Noroeste y, desde ahora, biógrafo oficial de la Brilat. A sus 46 años, José Ricardo Pardo Gato acaba de ver como el Ministerio de Defensa, coincidiendo con el cincuenta aniversario de la Brilat, publicaba su libro La Brigada Ligera Aerotransportable. Del pasado, honor; del presente orgullo.

El origen de esta obra se encuentra en otro libro que Pardo Gato sacó el pasado año y que lleva por título Del cuartel del Príncipe al acuartelamiento de Atocha, vida militar coruñesa. En esta obra, recoge la historia de lo que fue el edificio que albergó a la Brilat antes de su traslado, en la década de los ochenta, a Pontevedra. «Fue una pérdida para A Coruña y un beneficio para Pontevedra que la base General Morillo estuviese en Figueirido», reconoce sin ambages, al tiempo que destaca la repercusión, tanto económica como social, que la presencia de esta unidad militar tiene en toda la comarca del Lérez.

Por cierto, la Brilat tiene el apelativo de Galicia desde hace relativamente poco tiempo. De hecho, fue en julio de 1996 cuando la bautizaron así y lo hicieron para dejar constancia de «su vinculación desde su nacimiento hasta la actualidad» con esta región. «Ha estado siempre alentando el valor de la población gallega y, de hecho, la mayoría de los soldados que nutren sus filas proceden siempre de Galicia», remarca.

Con este bagaje, a la hora de adentrarse en la historia de esta brigada, este abogado se encontró con que el mayor problema iba a ser «conjugar la historia de las distintas unidades que a su vez conforman la unidad principal, que es la Brilat, con su historia». Esto es, articular el pasado individualizado de cada uno de los regimientos sin dejar de lado el pasado, la historia de la Brigada de Infantería Ligera.

A fin de cuentas, la Brilat aúna regimientos que son herederos de los Tercios de Flandes -el regimiento Príncipe «ahonda sus raíces» en el Tercio Viejo de Lombardía o de Milán, matiza José Ricardo Pardo-, con otras unidades contemporáneas. Tal vez por ello, una de las cuestiones que más sorprendió a este letrado fue la historia que atesoran algunos de estos regimientos. «Dan una gran riqueza a la unidad principal, que es punta de lanza actualmente de la OTAN».

A esta dificultad, el biógrafo de la brigada sumó el hecho de que las unidades que la componen están desplegadas en tres acuartelamientos distintos: Figueirido, en la provincia de Pontevedra; Cabo Noval, en Asturias; y Valladolid, que alberga el Grupo de Caballería y Reconocimiento.

Pero Pardo Gato no mira únicamente al pasado, también se adentra en el presente, con las misiones internacionales en los Balcanes, Irak, Pakistán o, más recientemente, Afganistán. En este punto, destaca no solo la vertiente militar propiamente dicha, sino la labor humanitaria que los militares pontevedreses han realizado, por poner dos ejemplos, en Bosnia o en Pakistán, donde colaboraron en la reconstrucción de toda clase de infraestructuras. De igual modo, aborda el papel de la Brilat a la hora de luchar contra la lacra de los incendios forestales en el marco de la campaña Centinela Gallego o la labor de los soldados a la hora de hacer frente a la catástrofe medioambiental derivada del hundimiento del Prestige.

En este punto, destaca la evolución que la brigada ha llevado en paralelo a la «evolución organizativa del Ejército» de los últimos años. A día de hoy, tiene claro que es una unidad referente en el seno de las Fuerzas Armadas, al tiempo que subraya que «está especialmente apta para su empleo en terrenos difíciles y climatología variada, escenarios donde el valor y el adiestramiento del combatiente alcanzan su plenitud». En este marco, resaltó que dispone de la capacidad necesaria para poder «ser desplegada de una manera rápida, preparada y adiestrada donde lo requiera la defensa nacional».

Su intención es que esta obra se enmarque dentro de un trabajo más amplio que está ultimando sobre los regimientos militares que han operado en Galicia.

Pero no solo Pardo Gato está especializado en temas militares. Este abogado coruñés atesora un total de dieciséis premios de investigación, el último de los cuales lo recibió el pasado mes de julio. La singularidad de la Abogacía (De entre las profesiones liberales) se alzó con el Premio Jurídico Internacional del Instituto Superior de Derecho y Economía en la rama de ética de la Abogacía, un certamen al que se presentaron otros 650 trabajos de distintos países. Tal y como explicó el propio autor, se trata de una obra que en breve será publicada y en la que analiza la importancia y singularidad que distingue a su profesión de otras liberales, sobre todo cuando se trata de cuestiones vinculadas con la ética que todo jurista debe guardar y la relación del abogado con sus clientes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El historiador de la Brigada Ligera