La deuda que Barro heredó tras una expropiación podría resolverse en septiembre

El Concello tiene dos vías para intentar evitar el pago de 400.000 euros


Barro / La Voz

Han pasado varios meses desde que el Concello comunicara oficialmente la alta probabilidad de asumir una deuda de 245.000 euros -con intereses podría llegar a 400.000- tras conocerse el dictamen judicial que señalaba al Gobierno local como responsable de una expropiación acontecida en 2008. Ahora, el Concello tiene dos vías para evitar ese pago: por un lado que sus alegaciones en el Constitucional prosperen, y por otro, la reconstitución de la junta de compensación. Esto último sucederá a principios de septiembre.

«Queremos ser prudentes con este tema. É unha cantidade de cartos que aforcarían as arcas municipais. Pola nosa banda estamos tratando de buscar os rasquizos legais que nos avalen», señala Xosé Manuel Abraldes, regidor de Barro. «Xa pasaron varios meses e tratamos de ser positivos, pero é un tema complexo. Polo de agora, os donos dos terreos xa confirmaron a comparecencia nesta xunta de compensación».

En septiembre, la mentada reunión con los dueños de las parcelas, entre ellos el Sareb, podría suponer el regate que el Ayuntamiento está tratando de realizar. Unos 400.000 euros de deuda que serían como un disparo a la cartera de Barro, a la espera de un chaleco antibalas apropiado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La deuda que Barro heredó tras una expropiación podría resolverse en septiembre