El retraso del dragado del Lérez triplica los áridos a retirar del canal

Marcos Gago Otero
marcos gago PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

Las cofradías dan el visto bueno a Portos sobre el proyecto de actuación en el río

08 abr 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

El dragado de la desembocadura y canal del Lérez acumula tantos años de retraso que Portos se ha visto obligado a realizar un proyecto ambiental prácticamente nuevo. Ha tenido que incluir en el programa la legislación que se ha ido aprobando en los últimos años y también realizar mediciones completamente nuevas. Y es que el retraso de la obra y el paso de los años ha triplicado el volumen de áridos que se estimó en el 2011 que habría que retirar del cauce fluvial. Para que se hagan una idea, en el 2011 las cofradías calculaban que se retirarían 100.000 metros cúbicos del canal, y las últimas estimaciones hablan ya de unos 300.000, de los que una tercera parte podrá ser aprovechable para la regeneración de bancos marisqueros del sector de a flote en los cantiles, frente a O Ameixal y Combarro.

Portos de Galicia envió a las cofradías de Pontevedra, Lourizán y Raxó el proyecto ambiental para el dragado y los pósitos le respondieron ayer afirmativamente. Quieren que se haga cuanto antes, pero en el sector marítimo se da por hecho que aún tendrá que pasar todo este año hasta que remate el proceso de declaración de impacto ambiental. Si los plazos se cumplen y no hay más obstáculos, el dragado podría licitarse y hacerse el próximo año. «Lo que queremos es que vaya ya para delante», señalaron fuentes del sector.

Desde que se hicieron los primeros estudios, el río ha trabajado con fuerza en su tramo final y el fango se ha multiplicado de forma exponencial. Los técnicos se han visto forzados a hacer nuevos estudios de batimetría, corrientes, volumen de dragado y otros factores. El estudio del sedimento reveló que la gran mayoría es de categoría uno, por lo que no hay ningún problema para su reutilización para los bancos marisqueros y los riesgos de contaminación son mínimos.