La firma del contrato para la planta de compost no despeja las incógnitas

Serxio Barral Álvarez
serxio barral PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

El presidente de los comuneros, José Luis Parada, firmó con el alcalde el contrato de alquiler.
El presidente de los comuneros, José Luis Parada, firmó con el alcalde el contrato de alquiler. Paula fariña

Lores prevé que funcione en el 2017, aunque aún no hay ni proyecto ni financiación

11 dic 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

El alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores (BNG), firmó ayer con la comunidad de montes de A Canicouva el contrato de alquiler de diez hectáreas de terrenos para la ubicación de una planta de compost. Lores aseguró que Pontevedra «tamén quere estar na vangarda no tratamento do lixo», pero admitió que, aun con el contrato en vigor, queda mucho trabajo por delante para hacer realidad la planta. No obstante, insistió en que «existe vontade política e xa temos terreos, polo que mantemos o ano 2017 como horizonte para a entrada en funcionamento da planta».

¿A qué obliga el contrato firmado ayer?

El  Concello alquila a la comunidad de montes un terreno de cien mil metros cuadrados (10 hectáreas) por un período de 30 años a razón de 2.000 euros anuales por hectárea. El Concello pagará ese fijo de 20.000 euros anuales más un variable de 0,40 euros por tonelada de basura tratada. El primer pago se hará en diciembre del 2016, ya que se paga a año vencido. Además, el Concello financiará trabajos de mantenimiento de otras 15 hectáreas de monte propiedad de los comuneros. Si en dos años no se inician las obras de la planta de compost, los terrenos volverán a manos de la comunidad de montes.

¿Qué opinan los comuneros?

Lo primero, que el proceso ha sido demasiado largo, ya que la decisión de ceder los terrenos se adoptó hace casi un año. El secretario de la comunidad de montes, José Carlos Portela, señaló ayer que «nós apostamos pola rendibilidade do monte, polo que este acordo é bo para a parroquia e alégranos que chegue a bo porto».