El marisco empieza ya su escalada a 24 días de las fiestas

La centolla y el camarón para congelar son las especies más demandadas en la plaza de Pontevedra

La venta de marisco para congelar anima las ventas en la plaza de Pontevedra<span lang= es-es > </span>
La venta de marisco para congelar anima las ventas en la plaza de Pontevedra

Pontevedra / La Voz

En las plazas de abastos y lonjas de la comarca ya se empieza a notar la demanda de marisco para congelar de cara a las fiestas navideñas. Entramos en diciembre, faltan exactamente 24 días para la Nochebuena y la mayoría de los consumidores quieren aprovechar que algunos de los productos todavía están a precios relativamente asequibles para los bolsillos, aunque la escalada se puede decir que ya ha comenzado y a medida que se acerquen las emblemáticas fechas se harán más inalcanzables.

Maricarmen Santos, presidenta de la Asociación Profesionais da Praza de Abastos de Pontevedra, lleva más de veinte años vendiendo pescados y mariscos en este mercado y confía en un incremento de las ventas en esta campaña, después de los años más duros de la crisis. Asegura que la ultima semana de noviembre todavía fue floja y, aunque ya se despacharon algunos encargos, «el fin de mes siempre se nota».

Los mariscos que más se demandan para congelar siguen siendo el camarón y la centolla. Esta última, desde que se abrió la veda hace menos de un mes, ya duplicó prácticamente su precio. La hembra, que los primeros días estaba a 18 euros el kilo, está ahora entre los 25 y los 28 euros, y el bruño entre 15 y 20 euros. Mientras que el camarón se puede adquirir desde 20 euros, el más pequeño, hasta 100 euros el kilo el más hermoso.

¿Los pontevedreses somos más de comprar el pescado y el marisco fresco a última hora o de adquirirlo con antelación y congelarlo? Hay quien prefiere pagar un poco más y llevarlo fresco para la cena de Nochebuena y la comida de Navidad, «aunque compren menos cantidad». Pero Maricarmen Santos da fe de que cada vez son bastantes más las amas de casa que lo compran con antelación y lo congelan. «Un día llevan una cosas y otro día llevan otra».

Después del camarón y la centolla, los mariscos más demandados, además del bogavante, la nécora o la vieira, son la cigala, que está ahora entre 30 y 45 euros el kilo, y el percebe, desde 30 hasta 80 euros el kilo en este momento y se supone que subiendo.

Los pescados no se libran de las subidas, si bien los incrementos de precios que experimentan en las Navidades no son tan elevados como en el caso de los mariscos. El rodaballo pequeño ya está en estos momentos a 30 el kilo y el grande entre 32 y 34 euros. Santos explica que se cotiza al alza porque hay poco. La lubina grande es un poco más accesible y se puede adquirir a 18 o 20 euros. Algo más barato está el rape, entre 14 y 15 euros. Y el lenguado es también de los más caros, entre 25 y 30 euros.

En cualquier caso, todo depende de las mareas. «Como nos vengan las ciclogénesis, de hace un par de años, ya no es que sea caro o barato, es que no hay», razona Maricarmen Santos. «Por eso también la gente quizás no se complica la vida y prefiere tenerlo todo comprado con antelación».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El marisco empieza ya su escalada a 24 días de las fiestas