De la solidaridad a la fidelización


Todos somos potenciales receptores de la solidaridad de los donantes. Gracias a esas personas que, diariamente, donan sangre u órganos, se posibilita la realización de innumerables intervenciones quirúrgicas, se abordan diferentes trasplantes y se materializan tratamientos terapéuticos que permiten a muchos pacientes resolver sus problemas de salud o, al menos, minimizarlos.

Desde el sistema sanitario público gallego, en general, y desde el Centro de Transfusión de Galicia (CTG), en particular, se ha comprobado, desde hace décadas, que la población gallega manifiesta su solidaridad y generosidad, implicándose, activamente, en el altruista gesto de la donación. Continúa pendiente, actualmente, establecer una fidelización que permita contemplar la constancia aportada a través de recordar la conveniencia de donar sangre, al menos, una vez al año, sin esperar o dilatar a futuros días, la oportunidad de convertirse, también, en donantes de órganos o de médula ósea. Donar sangre total o ser donante de aféresis, de médula ósea, de órganos, o de sangre de cordón umbilical, son actos tremendamente generosos porque, detrás de cada donación, existe un receptor: un paciente, que, puede salvar su vida, gracias a esos gestos solidarios.

A menudo se hace referencia a datos, recordando la necesidad de alcanzar 500 donaciones de sangre diarias, sin considerar, lo suficiente, la sensibilización que se pretende de las personas, apelando a su noble colaboración. Aprovechamos esta ocasión para agradecer a todas y cada una de las personas que, en algún momento de sus vidas, han donado, nuestro más sincero reconocimiento. Gracias por su implicación y generosidad. Gracias por compartir salud y ofrecer vida.

Por Inmaculada Rguez. Calvo Directora técnica del CTG

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

De la solidaridad a la fidelización