Poio permite estacionar en carga y descarga a enfermos intestinales

Alfredo López Penide
López Penide POIO / LA VOZ

PONTEVEDRA

Un momento de la presentación del proyecto «Non podo agardar»
Un momento de la presentación del proyecto «Non podo agardar» López Penide

Se trata de un proyecto pionero en España que se completa con locales de hostelería que permitirán el uso de los aseos sin necesidad de realizar una consumición. «Os esfinteres non os controlamos e vamos pola pata abaixo»

11 jun 2015 . Actualizado a las 16:40 h.

«Os esfinteres non os controlamos e vamos pola pata abaixo». De esta manera tan gráfica, Ánxela Paz, presidenta de la Asociación Socio Sanitaria Educativa Inflamatoria Intestinal, explicó la patología que padecen unos dos mil personas en Pontevedra, de las cuales unas ochocientas tiene que hacer uso de bolsas externas. 

Hoy por la mañana, este colectivo recibió una buena noticia. Y es que los afectados de enfermedades intestinales crónicas podrán estacionar en zonas reservadas a carga y descarga o servicios en Poio sin mayores problemas y, de este modo, poder «acudir a un baño público ou privado». Se trata de un proyecto pionero en toda España, bautizado como «Non podo agardar», en el que, merced a un convenio entre ASSEII y el Concello de Poio, se expedirán carnés que identifiquen a los usuarios.

Aunque en el seno del Concello de Poio se asume que pueda existir un pequeño porcentaje de picaresca -«un mal menor», en palabras del concejal Xosé Luís Martínez (BNG)-, la intención es llevar un control riguroso de estas autorizaciones. En principio, las tarjetas serán gratuitas, nominales y tendrán una validez de dos años, fecha a partir de la cual habrá que renovarlas.