El Peixe tropieza en Guadalajara

carmen garcía de burgos PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

CAPOTILLO

Ni las circunstancias ni el juego ni la suerte ayudaron a los azules

05 abr 2015 . Actualizado a las 05:05 h.

Fue un mal día. Sin paliativos. Ni la suerte jugó a su favor ni lo hicieron las circunstancias; ni siquiera ellos mismos. La derrota del Marín Peixegalego de ayer ante el Ceba Guadalajara quedará en el recuerdo como una jornada, cuando menos, gris. No supieron ni imponerse durante los primeros minutos ni recuperar el tiempo perdido durante el resto del partido. También es cierto que jugaban contra los terceros.

El cuadro de Javi Llorente llegaba a casa ajena después de una semana muy mala de entrenamientos, con bajas por lesión y por trabajo, y con jugadores que llegaban sin haber entrenado en toda la semana, como Azotam, «tocados». Incluso el ambiente que encontaron al llegar al pabellón de Castilla-La Mancha sumó puntos en contra. Acostumbrados como estaban a varias semanas de afición entregada, la falta de ánimos hizo mella en los marinenses.

Darlo por perdido

Empezó mal la cosa, y mal acabó. El primer cuarto dejó atrás a los azules con un rotundo 26-14. Y, aunque tanto Ike Azotam como Medori y Blair intentaron poner de su parte, el luminoso no logró darles una tregua en todo el partido. El segundo cuarto se saldó con un 20-17 que hizo recuperar unas vagas esperanzas a los de Llorente. El descanso les dejó, así con un 46-31 difícil pero no imposible.