Salvemos a Fracha pide al juzgado la suspensión cautelar de la A-57

Serxio Barral Álvarez
Serxio Barral PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

El colectivo Salvemos a Fracha ha hecho visible su campaña contra la A-57 en diversos actos.
El colectivo Salvemos a Fracha ha hecho visible su campaña contra la A-57 en diversos actos. capotillo

El colectivo demanda un estudio de impacto ambiental de todo el trazado

28 dic 2014 . Actualizado a las 05:00 h.

El colectivo vecinal Salvemos a Fracha ultima el recurso contencioso-administrativo que presentará la próxima semana en un juzgado de Madrid para detener la tramitación de la autovía A-57. La confirmación de que la batalla se traslada ahora al ámbito judicial llega justamente un día después de que el Consejo de Ministro autorizara la contratación del primer tramo de la futura autovía, entre Vilaboa y A Ermida.

El abogado de Salvemos a Fracha, Jerónimo Escariz, confirmó ayer que el principal objetivo del recurso contencioso-administrativo es obtener la suspensión cautelar del proyecto. «De nada serviría que nos dieran la razón dentro de varios años, cuando la obra esté ejecutada, el destrozo perpetrado y las fincas no se puedan recuperar», explicó.

Según confirmó el abogado, la principal línea argumental del recurso alude al estudio de impacto ambiental, que el Ministerio de Medio Ambiente aprobó el pasado verano. La cuestión es que dicho estudio de impacto solo analiza el tramo que se pretende licitar ahora, los 6,48 kilómetros que unirán Vilaboa y A Ermida. Para completar la pretendida circunvalación de Pontevedra, tendrá que continuar en el futuro con la ejecución, entre otros, de los tramos A Ermida-Pilarteiros y Pilarteiros-Barro, además de la conexión con la autopista AP-9 en Curro.