El Supremo reitera su orden de derribar los rellenos ilegales del puerto de Marín

Marcos Gago Otero
marcos gago MARÍN / LA VOZ

PONTEVEDRA

El tribunal ratifica su sentencia del 2009 y exige el fin de la demora en su ejecución

12 jul 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

El Tribunal Supremo acaba de rechazar los recursos del frigorífico Cabomar y de la Autoridad Portuaria y se ratifica en su orden de demolición de 300.000 metros cuadrados de rellenos en el puerto, tal y como ya demandó en su resolución del 2009, confirmada por dos autos del 2013. Es una orden para la que el alto tribunal no acepta excusas ni más demoras y que deja al Puerto en una situación muy delicada. En este espacio hay un frigorífico, una nave industrial, el ramal ferroviario interior, la terminal de contenedores y los muelles más grandes y de mayor calado.

Cabomar pidió al Supremo que la parcela de su nave quedase excluida del ámbito pendiente de derribar. El frigorífico alegaba que su nave estaba amparada por un estudio de impacto ambiental de 1994. Sin embargo, desde el alto tribunal estatal se desestimó esta interpretación porque «la solicitante no dice en qué norma procesal, de las reguladoras de la ejecución de sentencias, ampara su solicitud». Es más, el Supremo, al revisar los antecedentes concretos de este recurso, concluyó que «no procede».

Más adelante valora el estudio de 1994 y recalca que no se ha demostrado en el litigio que afectase a los mismos rellenos y muelles proyectados en el plan especial (PEP) anulado. El informe aludido preveía ocupar 95.000 metros cuadrados, mientras que con el PEP lo fueron 300.000. Para el Supremo, resulta «evidente» que el primero no sirve para amparar los rellenos posteriores.