Envían a la cárcel a nueve miembros de la banda que asaltó las casas de A Lama

Familiares y amigos de los arrestados tomaron ayer el edificio judicial de A Parda para salir en su defensa

Los amigos de la banda ven cómo sale uno de los detenidos en un coche de la Guardia Civil.
Los amigos de la banda ven cómo sale uno de los detenidos en un coche de la Guardia Civil.

pontevedra / la voz

Familiares y amigos de los doce integrantes de la banda organizada acusada de una treintena de robos en A Lama no dudaron en respaldar ayer a sus compatriotas rumanos a las puertas del edificio judicial de A Parda, donde prestaban declaración en el marco de la operación Xesteira. Los acusados fueron los primeros en llegar poco después de las nueve de la mañana y, tras unos minutos de silencio, las vallas que dan acceso al recinto judicial empezaron a recibir a mujeres, hombres y algún que otro niño que apenas dejaban acercarse a ver qué ocurría más allá de la puerta. Eran la coraza de unos delincuentes detenidos en Vigo el pasado lunes tras realizar nueve registros en sus domicilios.

Durante la declaración, que se prolongó a lo largo de todo el día, no se movieron de allí, si acaso se iban relevando tras un miércoles al sol. Se tomaron la custodia de sus amigos y familiares como el trabajo del día. Cada vez que salía un coche de la Guardia Civil de la zona por donde acceden los detenidos, se ponían en pie para reclamar justicia. Una vez resueltas las comparecencias, el juez que instruye el caso tomó la decisión de enviar a la cárcel de A Lama a nueve de los once supuestos integrantes de la banda, mientras que los otros dos quedaron en libertad.

Según el instituto armado, el grupo tenía una «desmedida» actividad delictiva y se desplazaba a distintos puntos de la provincia para efectuar los robos después de seleccionar las viviendas en la que querían actuar.

Se sospecha que podían contar con informadores para saber cómo y cuándo actuar. Cada uno tenía su rol en el entramado delictivo. Unos se encargaban de elegir las viviendas, otros eran los autores materiales y un último grupo se encargaba de dar salida a lo sustraído. Todos ellos cuentan con antecedentes por delitos contra el patrimonio y no consta que tuviesen ninguna actividad laboral legal reconocida.

Trabajo muy rápido

El rápido trabajo del grupo de delitos contra el patrimonio de la Guardia Civil de Pontevedra tardó poco más de un mes en localizar a los supuestos ladrones desde que la Fiscalía comenzó a trabajar en el caso. La investigación ha sido coordinada por la titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Pontevedra y por el ministerio fiscal. El continuo goteo de robos en las viviendas de A Lama puso en alerta a los agentes.

El modus operandi se repetía en todas sus actuaciones. Una vez elegida la vivienda rompían las puertas y las ventanas para acceder a su interior y poder hacerse con un botín, que iba desde joyas, aparatos electrónicos o botellas de licores hasta productos de fácil comercialización en el mercado. La Guardia Civil ha trabajado en las últimas semanas para intentar localizar todos los objetos sustraídos en los robos y poder dar con la banda, que vendía los efectos en compraventa de oro o en establecimientos de segunda mano.

Se le imputan una treintena de delitos continuados en viviendas mayoritariamente de A Lama y de Avión, en Ourense. Y es que el objeto de su deseo estaba en las casas de vecinos de Xesta, Seixido y Antas, que residían en el extranjero o que utilizaban como segundas viviendas. Las declaraciones de ayer ponen el punto y final a varios meses de robos de una banda criminal formada, supuestamente, por los once rumanos arrestados en Vigo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Envían a la cárcel a nueve miembros de la banda que asaltó las casas de A Lama