Tres años de cárcel por arrojar pintura a la piscina olímpica

Alfredo López Penide
López Penide PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

<span lang= es-es >Ataque gemelo en Vilagarcía</span>. Sucesos como el ocurrido en Pontemuiños o, días después, en Vilagarcía fueron los únicos incidentes reseñables de una huelga que discurrió con normalidad.
Ataque gemelo en Vilagarcía. Sucesos como el ocurrido en Pontemuiños o, días después, en Vilagarcía fueron los únicos incidentes reseñables de una huelga que discurrió con normalidad. M. Miser

La Audiencia entiende que la acción, enmarcada en la huelga del 2010, buscó intimidar a los trabajadores que no secundaban la movilización

01 may 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

Dos trabajadores de la empresa Serviocio, que gestiona las piscinas de Campolongo, han sido condenadas a tres años y un día de prisión y al pago de multas por arrojar pintura a la piscina olímpica de Pontemuiños en el marco de la huelga del 2010. Además, se les impone el pago de 609 euros por la reposición del agua, 409 por la limpieza de las bancadas y de otros 125 euros por los desperfectos que la pintura ocasionó en la ropa del gerente del complejo deportivo.

Se considera acreditado que formaban parte del piquete que, en la mañana del 8 de febrero, irrumpieron en las instalaciones cuando se encontraban tres socorristas, un empleado de recepción y cuatro personas de dirección. «Movidas por la intención de obligar a las personas que allí se encontraban trabajando a secundar la huelga (...), empujaron al gerente del complejo y comenzaron a proferir gritos de ??esquiroles??, al tiempo que arrojaban pintura de color rojo y jabón líquido al agua de la piscina y a las gradas», refiere la resolución.

Inicialmente, el Juzgado de lo Penal número tres impuso seis meses de cárcel y multas. Las trabajadoras recurrieron buscando la exoneración y la Fiscalía de Pontevedra hizo lo propio, pero con el objetivo de lograr un castigo mayor. Y lo logró.